Agentes de la Jefatura de Policía de Palma, ubicada en la calle Simó Ballester. | Alejandro Sepúlveda

70

Los recortes en el presupuesto del Cuerpo Nacional de Policía han llegado a extremos surrealistas. La crisis ha provocado una escacez alarmante de papel higiénico en los baños de la Jefatura de Palma y los funcionarios se muestran muy molestos con la situación.

«Entendemos que no haya ni un euro para casi nada, pero dejarnos sin papel de baño es bastante humillante», reconoció ayer un mando policial.

Hace un mes

Las restricciones comenzaron hace un mes y ayer el desabastecimiento se estaba agravando. En cada una de las ocho plantas de la Jefatura palmesana, ubicada en la confluencia de la calle Simó Ballester con el Paseo Mallorca, hay al menos tres aseos y la racionalización afecta a la mayoría de baños.

«No hay presupuesto para arreglar coches averiados, el material está racionalizado y los sueldos nos los bajaron hace tiempo. La moral, en estas circunstancias, es baja», manifestó otro agente consultado por este diario.

«Lo del papel higiénico en la Jefatura nos lo estamos tomando un poco con humor, porque no nos queda otra, pero no es para reír», concluyó el mismo funcionario.