La Policía Nacional ha detenido a siete miembros de una banda que robaba, principalmente, a personas mayores o ebrias. | Policía Nacional

35

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han procedido a la detención de siete integrantes de un grupo organizado violento a los que responsabiliza de la autoría de, al menos, un total de 20 robos con violencia perpetrados en diferentes barriadas de Palma.

La investigación se inició a raíz de la detección a principios del mes de diciembre del pasado año de un incremento notable en los robos con violencia en Palma. Concretamente, los agentes detectaron que las zonas comprendidas entre las calles Indalecio Prieto, Manacor y Arzobispo Aspargo, así como en las zonas aledañas a lugares de ocio el número de denuncias iba en aumento.

Según información policial facilitada, los autores escogían principalmente a personas de avanzada edad o en estado ebrio, y entre tres o cuatro componentes del grupo, agarraban a la víctima por la espalda, inmovilizándola y sustrayéndole cuantos efectos de valor tuviera en su poder.

Los agentes policiales fueron identificando a los presuntos autores de los hechos y obteniendo pruebas concluyentes de su participación en los hechos y del modo de actuar, que básicamente consistía en que, uno de los componentes del grupo localizaba alguna víctima propicia para sus fines, poniéndose en contacto por vía telefónica con los demás miembros del grupo mientras la seguía, y cuando se juntaban con los demás miembros del grupo llevaban a cabo el robo.

Cabe destacar que los arrestados nunca actuaban solos. Para evitar ser sorprendidos o que las víctimas solicitaran ayuda, siempre iban en grupo y, con suma violencia, asaltaban a sus objetivos.

Finalmente, se practicaron varios registros y se procedió al arresto y desarticulación de la banda.