Los hechos ocurrieron en un hotel de la zona centro de Palma el pasado fin de semana. | V. VASILEV

15

Un vecino de habitación de 63 años ruidoso y agresivo la emprendió a cuchilladas con un hombre que le mandó callarse. Los hechos ocurrieron el pasado sábado a las once de la noche en un hotel del centro de Palma. Uno de los huéspedes llegó en ese momento al establecimiento visiblemente ebrio. Comenzó a dar voces por los pasillos y a meter mucho ruido mientras iba hasta su habitación. El jaleo que se oía molestó a otra de las personas que estaban alojadas en el hotel que se asomó por la puerta de su habitación para pedirle que se callara.

La reacción del huésped molesto fue furibunda. Sacó un cuchillo de cocina de quince centímetros de hoja que llevaba encima y propinó dos cortes en el cuello al que le pedía silencio. Las heridas, muy aparatosas, no fueron muy graves por unos centímetros y quedaron entre la carótida y la yugular.

Cuchilladas

Al ser atacado, la víctima consiguió meterse de nuevo en su habitación y cerrar la puerta. El agresor no se quedó tranquilo y decidió emular a Jack Nicholson en 'El Resplandor'. Comenzó a acuchillar una y otra vez la puerta para intentar echarla abajo. La policía, de hecho, llegó a contar alrededor de una decena de señales de arma blanca en la puerta. Cuando no consiguió abrir, se fue a su cuarto.

Los recepcionistas del establecimiento avisaron al Cuerpo Nacional de Policía. Cuando los agentes llegaron se encontraron al agresor en su cuarto. No les dirigió la palabra ni se resistió cuando fue arrestado. Junto a él en la cama tenía el cuchillo con el que había intentado matar al vecino que le mandó callar.