Se han incautado 3.000 plantas de marihuana. | V. VASILEV

21

El alijo de más de 3.000 plantas de marihuana localizado en Palma el pasado jueves fue hallado de forma casual.Tal y como les adelantó Ultima Hora, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía han conseguido desarticular un importante grupo organizado dedicado al robo de piezas de vehículos para su posterior venta en el mercado ilícito. En el marco de la 'operación Mando' se procedió a la detención de siete personas. En el marco del operativo se incautó 15 coches de gama alta, así como numerosos fragmentos de los automóviles, techos solares completos, más de 20 llantas, frontales deportivos, etc. El valor de alguna de los elementos sustraídos ascendía a más de 5.000 euros. Además, en el registro de la finca donde residían los receptadores del material robado se han intervenido 3.000 plantas de marihuana.

La investigación se inició a raíz de la detección, a principios del mes de junio de 2012, de una serie de robos cometidos en aparcamientos. Los autores de los asaltos se apoderaban de objetos y piezas de determinados turismos, normalmente de gama alta, hasta dejarlos prácticamente inservibles.

Para llevar a cabo los hechos, la organización estaba plenamente estructurada. Unos estaban especializados en abrir los vehículos, otros en desguazarlos y el resto en realizar labores de vigilancia durante los robos. Otros integrantes del grupo localizaban a los clientes y se encargaban de dar salida al material.

Finalmente, el pasado día 10 de enero se llevo a cabo la 'operación Mando', que culminó con la detención de 7 miembros de la organización y la práctica de 9 registros, de la finca y de anexos a la misma. Los agentes han intervenido 15 vehículos de gama alta.

En el registro de la vivienda se localizaron dos plantaciones de marihuana, con un total de 3.000 plantas -que arrojaban un peso de 144 Kg de parte consumible-, todos los aparatos necesarios para el crecimiento de las plantas, como lámparas de sodio, equipos de riego, deshumificadores, maquina industrial de envasado al vacío, etc. Además se intervinieron 48 bolsas de cogollos envasadas al vacío dispuestas para la venta y 8 cajas de cogollos.

La casa contaba, pese a tener la apariencia de una casa de campo más, con una infraestructura técnica y de seguridad muy sofisticada para la actividad ilícita que desarrollaban sus propietarios. Contaba con sistema cerrado de vigilancia por cámaras, disponía de habitaciones perfectamente preparadas para la plantación de marihuana sin su detección.