El interno intentó escapar de las instalaciones del CIS. | Alejandro Sepulveda Soler

7

El preso no corrió lo suficiente. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía frustraron ayer por la tarde el intento de fuga de un preso canadiense convicto por un homicidio doloso. El intento de huida no tuvo nada de sofisticado: el preso simplemente aprovechó que iba a ser trasladado para saltar la valla y salir como alma que lleva el diablo.

Los hechos ocurrieron en torno a las cuatro de la tarde. Funcionarios del Centro de Inserción Social -situado junto al parque de bomberos de Son Malferit- esperaban con un grupo de internos la llegada de agentes de la policía para trasladar a los presos a la cárcel. En ese momento, el reo echó a correr sin que nadie le pudiera detener. Los funcionarios del centro -donde el interno cumplía en régimen de tercer grado- reaccionaron con rapidez y avisaron a los agentes de policía que estaban a punto de llegar para el traslado. De esta manera se montó un dispositivo para atrapar al fugitivo. Los coches policiales bloquearon las entrada y salidas de la zona, con lo que el preso quedó aislado en un área de difícil salida y finalmente fue detenido por los agentes.

El detenido fue trasladado a la Jefatura de Policía al sumar un posible intento de quebrantamiento de condena a la pena de 22 años que ya cumple por un homicidio.