Imagen del siniestro en el que perdió la vida el ex concejal del PP, Bartolomé Bonafé. | Guillem Picó

10

La Audiencia Provincial zanja la larga historia del accidente de tráfico que terminó con la vida del exconcejal de Calvià Bartolomé Bonafé (padre). La Sección Segunda ha rechazado el recurso que interpuso contra la absolución del único acusado la propia compañía de seguros que le reprentaba: es decir, la inédita situación es que una defensa ha recurrido una sentencia absolutoria. El Tribunal asegura que carece de legitimidad para recurrir. La aseguradora lo hacía porque consideraba que el juez se había excedido a la hora de declarar que ella representaba al conductor en la sentencia. Con todo, este pronunciamiento no evitará un continuación en un juzgado civil, dado que al ser una absolución, no vincula la decisión Penal a la otra jurisdicción

Investigación

Con este peculiar recurso se cierra el recorrido penal del accidente que desembocó en una dura sentencia absolutoria que señalaba: «Aunque se desconoce la forma en cómo se desarrolló el accidente, lo único que parece quedar claro es que no se pudo producir así (como dice la Guardia Civil)». La irregularidades en la investigación fueron de tal calado que ni siquiera la justicia consiguió averiguar en qué sentido circulaba cada vehículo.

En la colisión, además del fallecido, otras cuatro personas resultaron heridas, entre ellas una mujer embarazada que perdió al bebé y que está en coma irreversible seis años después del choque. El accidente ocurrió el 24 de julio de 2005 cerca del túnel de Génova. En él se vieron implicados tres vehículos: un Peugeot en el que iba el acusado –que resultó herido–, un Land Rover ocupado por el fallecido Bartolomé Bonafé y otro todoterreno que remolcaba una barca y en el que iba la mujer embarazada con su hija de catorce meses, su marido –que conducía– y una amiga. De las pruebas que se hicieron en el juicio sólo queda claro que éste último iba en sentido al aeropuerto.