Los hechos ocurrieron el lunes en Son Espases. | ultimahora.es

43

A un paciente de hematología le hirvió la sangre en la sala de espera. La policía arrestó por intento de robo a Pedro G. V., un hombre de 34 años que agarró un ordenador en Son Espases, empujó a una enfermera y terminó dando un fuerte bocado en el antebrazo a un vigilante de seguridad. Los hechos ocurrieron en torno a las cinco de la tarde del lunes.

Un paciente que estaba en la sala de espera de hematología se acercó al mostrador y arrancó lo cables del ordenador. Empujó a la enfermera, agarró la unidad y se fue a la salida. El personal del hospital avisó al servicio de seguridad. Un vigilante le encontró en uno de los pasillos. El paciente le entregó el ordenador. Sin embargo, se sentó en el suelo y dijo que de ahí no se movía hasta que llegara la policía. En ese momento ya eran tres los vigilantes que había en el lugar y entre todos intentaron levantarle. Se resistió y dio un fuerte mordisco a uno de ellos. De hecho, cuando agentes del Cuerpo Nacional de Policía llegaron, el vigilante era atendido en traumatología.

Los policías procedieron a la detención del hombre que explicó que lo había hecho porque en ese ordenador había datos erróneos suyos. Nadie le había explicado que el hospital trabaja en red.