Previous Next
3

Un incendio declarado en la octava planta del edificio Mar de Nun, ubicado en la calle Pins, de Can Pastilla, obligó a desalojar a más de 200 vecinos, a última hora de la noche de ayer.

Concretamente, sobre las 22.02 horas, los equipos de emergencia fueron alertados que en el interior de un octavo piso del citado edificio se estaban produciendo deflagraciones y que salía un denso humo negro.

Rápidamente, numerosas dotaciones de agentes de la Policía Local de Palma, Cuerpo Nacional de Policía, Bombers de Palma y varias ambulancias del Servei d'Atenció Mèdica Urgent (SAMU-061) se personaron en el lugar del siniestro y acordonaron la zona.

Con suma celeridad se desalojaron las 90 viviendas que componen el complejo de apartamentos, los bares próximos y todos los locales adyacentes.

Fuego bajo control

Los equipos de extinción consiguieron controlar las llamas y sofocar el fuego. En los primeros momentos se vivieron escenas de gran nerviosismo dado que el foco del incendio se había producido en la última planta, a más de 40 metros de altura. Por el momento, los investigadores del caso desconocen las causas del siniestro, aunque el afectado apunta que fue motivado por un ventilador recién comprado. Como resultado del incendio, el morador de la vivienda donde se inició el mismo, un ciudadano belga que residía junto a su mujer y cuatro hijas, resultó herido de quemaduras en las plantas de los pies e intoxicado por inhalación de humo. El varón precisó asistencia médica y fue trasladado a un centro hospitalario de Palma. Por otra parte, casi a las doce de la noche, los vecinos pudieron regresar a sus casas, una vez que los equipos de extinción dieron por concluido su trabajo.