Los equipos de rescate de montaña preparan su equipo en la base J.J. Mollaret durante las operaciones de búsqueda tras avalancha de nieve. | Efe

4

El ascenso que tres grupos de alpinistas empezó a primera hora de hoy para conquistar la cima del Mont Blanc, conocido como «la Cima de Europa», terminó en una tragedia, con nueve muertos confirmados y cuatro desaparecidos que han sido localizados posteriormente.

De los fallecidos, dos eran españoles -el bombero madrileño Joaquín Aguado y el alpinista catalán Esteve Martínez-, tres alemanes, uno suizo y tres británicos.

Socorristas que participaron en la operación de búsqueda y rescate consultados por Efe dijeron en el centro de operaciones improvisado que se instaló en el helipuerto de Chamonix que las condiciones son extremas en el macizo, con temperaturas por debajo de cero grados centígrados por las noches.

Un total de 28 alpinistas salieron a primera hora de esta mañana de una cabaña ubicada en el Mont Blanc y pocas horas después de haber comenzado su ascenso amarrados uno a otros con cuerdas se produjo una inmensa avalancha que arrastró a gran parte de ellos.

Los que iban delante fueron los que en su mayoría perdieron la vida, confirmó el capitán Patrice Ribes, quien comandó las operaciones de rescate.

Encontrados los cuatro montañeros desaparecidos

Los cuatro alpinistas que figuraban como desaparecidos tras la avalancha caída este jueves en el Mont Maudit, en el macizo del Mont Blanc, han sido localizados, según ha informado la Gendarmería francesa, que ha explicado que ninguno de ellos se encontraba en la zona donde se produjo el alud.

Tras este hallazgo, las autoridades han confirmado nueve muertos como balance definitivo de víctimas.

Unas 50 personas habían participado durante todo el día en la búsqueda, por aire y tierra, de estas cuatro personas, identificadas previamente como dos montañeros alemanes y otros dos de nacionalidad británica.

Uno de los responsables del grupo de gendarmería de Alta Saboya, el coronel Bertrand François, había dado por concluidos los trabajos de rastreo, que tenían previsto retomar mañana. François llego a apuntar que los desaparecidos podían estar enterrados a más profundidad que las otras víctimas o fuera del área examinada

Las autoridades calculan que más de una treintena de personas se encontraban en la zona del Mont Maudit donde se produjo la avalancha, ocurrida en torno a las cinco y media de la mañana. Las condiciones meteorológicas eran buenas y no existía ninguna alerta en esa área.