Tres mujeres asiáticas fueron sorprendidas en la playa de Camp de Mar, en Andratx, ofreciendo masajes a los bañistas. | Michel's

47

Si hace unos días era la Policía Local de Palma la que declaraba la guerra a las masajistas ilegales de la playa, ahora Calvià y Andratx se han sumado a la iniciativa.
Un oficial y ocho antes patrullan las playas de esos dos municipios en busca de mujeres orientales que se dedican a los masajes a los bañistas, por los que cobran unos 20 euros. Durante estos días, los policías han detectado que las chinas se han «occidentalizado» para pasar desapercibidas, y van vestidas como turistas el incluso se tiñen el pelo para despistar.
En el fin de semana tres mujeres de rasgos asiáticos, que no llevaban documentación y aseguraban no entender el castellano, fueron interceptadas en la playa de Camp de Mar. Los agentes trataron de comunicarse con ellas en inglés, pero tampoco conocían esa lengua. Por otra parte, un vendedor de fruta también fue «cazado» por los agentes municipales, que lo identificaron y sancionaron.