Condenado por dar dos bofetadas a su hija de 22 años por llegar a las diez y media a casa

| Palma |

Valorar:

Padre tirano. La Audiencia Provincial ha ratificado la condena a un hombre por dar dos bofetadas y tirar un vaso a su hija por llegar tarde a casa. El caso se vuelve más estrambótico dado que la víctima tiene 22 años y no llegaba precisamente de madrugada: regresó a casa a las once menos veinte de la noche en la víspera de un festivo.

Los hechos ocurrieron el siete de diciembre de 2010 en la vivienda de la familia en la calle Málaga de Palma. La joven llegó a su casa y su padre le dio dos bofetadas en la cara. Además le lanzó un vaso de cristal que le dio en el brazo izquierdo y que le causó una dermoabrasión. La víctima acudió a denunciar los hechos. Un juzgado de lo Penal impuso al hombre una condena de sesenta días de trabajos en beneficio de la comunidad, además de una orden de alejamiento durante seis meses respecto a la hija.

El acusado recurrió a la Audiencia y alegaba que su conducta tenía una finalidad educativa. La Sección Segunda rechaza el argumento: «No puede minimizarse con la justificación del ejercicio al derecho de corrección, tanto por lo desproporcionado del método como por el hecho de que la víctima era mayor de edad, sin que esta circunstancia cede en los casos en los que el mayor de edad no se haya emancipado del domicilio familiar».