La Guardia Civil del cuartel de Artà ha procedido a la detención de los dos menores sospechosos. | Michel's

1

Dos menores de 16 y 17 años han sido detenidos por la Guardia Civil del cuartel de Artà acusados de provocar un incendio intencionado en una oficina de medio ambiente de Cala Rajada, en Capdepera, que resultó con cuantiosos daños materiales.

Los hechos se remontan al pasado 7 de enero, cuando unos desconocidos atacaron la oficina de medio ambiente y le prendieron fuego. En un primer momento, se especuló con que hubieran robado en el interior del local y después lo hubieran incendiado para borrar huellas.

Gamberrismo

Sin embargo, no faltaba nada de valor, por lo que las investigaciones policiales comenzaron a apuntar a un acto vandálico.

Además, los agentes contaban con algunos testimonios de vecinos, que a la postre resultaron vitales para esclarecer el incendio intencionado. Estos testigos reconocieron a uno de los dos menores, huyendo cuando se iniciaban las llamas, y el cerco se estrechó en torno a él. Tanto el acusado como el otro detenido cuentan con un historial conflictivo y no es la primera vez que están en el punto de mira policial. Tras una investigación que se ha prolongado durante un mes y medio, ayer la Benemérita procedió a la detención de los dos menores.

Al tratarse de menores de edad, sus padres fueron informados de los cargos que pesaban sobre ellos y tras ser reseñados quedaron en libertad con cargos. El motivo por el que quemaron la oficina de medio ambiente no ha trascendido.