Imagen de la cabeza de una gallina junto a la entrada del castillo. | Nuria Rincón

51

Gallinas decapitadas, pétalos blancos esparcidos, velas a medio consumir y algunos alimentos. Estos fueron los ingredientes de un macabro ritual de vudú que ha sido descubierto en el bosque del castillo de Bellver y que ha alarmado a los vecinos.

El rito santero fue descubierto a las nueve y media de la mañana del sábado, por una familia que había sacado a pasear a su perro por el bosque de Bellver. Muy cerca del acceso de la antigua clínica Femenías se encontró una gallina decapitada -aunque parece que en los alrededores había más-, velas, maíz, alubias blancas, calabacín, zanahoria y pétalos blancos.

Escenario

El escenario del ritual se había montado la noche anterior, del viernes al sábado, y no es la primera vez que en El Terreno se descubren este tipo de actividades. De hecho, hace un año un inmigrante de nacionalidad brasileña mató en algunas de aquellas calles a gallinas, al tiempo que instalaba pequeños altares en las esquinas. Los vecinos se alarmaron y denunciaron el caso a la policía. Cuando el sudamericano fue localizado, explicó que estaba honrando a un familiar muerto y poco después los rituales cesaron.

Ahora, con el nuevo caso de santería nocturna, la preocupación ha regresado a El Terreno.

Los vecinos tenían previsto contactar ayer con la policía para que abra una investigación y aclare quién montó el altar en medio del bosque. «Además, es muy peligroso dejar velas encendidas, porque todo está muy seco y puede producirse un incendio», explicó uno de los residentes.

Otros vecinos apuntaron que «si vinieron varias personas de noche, con gallinas muertas, y otras cosas, alguien pudo verlos».