Entre lo sustraído se encontraba un broche de diamantes y una colección de la saga familiar de Klaus. | Michel's

Iris Feldt y su esposo Klaus son un matrimonio germano afincado en una lujosa mansión ubicada en la calle Gaspar Pujol de Andratx. El pasado jueves, unos ladrones forzaron su domicilio y se hicieron con un botín de más de 300.000 euros en joyas.
Unos días más tarde, la pareja de empresarios nos abre sus puertas y nos relatan lo sucedido.

«No hay que ser muy inteligentes para saber que quienes asaltaron la casa pertenecen al pequeño círculo de personas que conocen la vivienda. Alguien de fuera es imposible que supiera el lugar en el que se escondía la llave de la caja fuerte, accediera a la misma y se llevara todas las joyas», afirma Klaus.

La Policía Judicial de la Guardia Civil se hizo cargo de la investigación, recogió muestras y tomó declaración al personal de servicio y a los propietarios del inmueble.

«Nos estaban vigilando y conocían perfectamente nuestros movimientos. Cada día solemos sacar a los perros a pasear y estamos fuera una hora, más o menos. Fue durante nuestro paseo rutinario cuando los ladrones forzaron la puerta trasera, saltaron varios patios, cogieron la llave de la caja fuerte, que estaba escondida en el despacho de mi marido, la abrieron y la desvalijaron. Los asaltantes sabían lo que se llevaban. En el interior de la caja había 20.000 euros en efectivo y los dejaron. Sólo se llevaron las joyas», afirma Iris.

La tasación de las joyas sustraídas supera los 300.000 euros. Entre los objetos robados se encontraba el anillo de boda, un broche de diamantes, y una colección de joyas antiguas pertenecientes a la saga familiar de Klaus.

La facilidad con la que entraron y la información tan concreta con la que contaban los ladrones apuntan en la dirección de que se trató de alguien que conoce perfectamente la vivienda o que pudo recibir algún tipo de información desde dentro.
La Policía Judicial de la Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación.