La mujer acusada de intentar quemar a unos familiares dentro de su domicilio, en el momento en que ha pasado a disposición judicial. | Alejandro Sepúlveda

9

La Guardia Civil ha detenido a María M. G., de 36 años, como presunta autora de un delito de homicidio en grado de tentativa, después de que incendiara mientras dormían la vivienda de unos familiares, un matrimonio y sus dos hijos de 5 y 7 años, que vivían frente a su domicilio, en la localidad mallorquina de Inca.

Los sucesos ocurrieron en la madrugada del 25 de octubre de 2011, en el barrio de Son Amonda de Inca, pero la detención se produjo ayer, en el marco de una operación que la Guardia Civil denominó «Flashover», ha informado el instituto armado en un comunicado.

La madrugada del 25 de octubre, la detenida, aprovechando que su esposo e hijos se encontraban durmiendo, salió de su vivienda y entró en la de sus vecinos, en el mismo edificio, con una llave que poseía sin que nadie tuviera cocimiento.

Una vez dentro, utilizando materiales inflamables y gasolina, encendió varios focos de fuego estratégicamente en diferentes puntos de la vivienda, la abandonó, volvió a cerrar la puerta con la llave y regresó a su domicilio.

En el incendio, el matrimonio y sus dos hijos resultaron heridos por quemaduras e inhalación de humos.

Tras el incendio, en la inspección de la vivienda quemada, el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Inca, detectó que había sido provocado, al hallar dos focos del incendio justo en las puertas de ambos dormitorios en donde se encontraban descansando las víctimas.

Durante el incendio se llegaron a alcanzar en algunos puntos de la vivienda más de 300 grados y se produjo una explosión debida a los gases de la combustión y las altas temperaturas que hizo que la puerta del balcón saliera despedida, gracias a lo cual se despertaron los moradores.

Tras varios meses de investigación, los agentes obtuvieron pruebas que relacionaban a la presunta autora con los hechos, por lo que ayer procedieron a su detención y el registro de su domicilio.

El motivo esgrimido por la presunta autora son las malas relaciones con el cabeza de familia de sus familiares, una situación de malestar que se agravó por el roce diario de la convivencia ya que las dos familias residen en el mismo edificio.

La detenida ha pasado esta mañana a disposición judicial.