María Luisa Navas, propietaria de la panadería Can Bartolomé en su local en la calle Francesc Martí Mora.

La panadería de Can Bartolomé de la barriada de Son Cotoner de Palma se quedó el pasado lunes sin palmeras de chocolate, tartas caseras, barras de pan, Redbull y un amplio surtido de bebidas alcohólicas y refrescos. No fue por falta de previsión y mucho menos por voluntad de sus propietarios.

La madrugada del domingo al lunes, unos ladrones, con ayuda de una pata de cabra forzaron los candados y la barrera metálica existente en una de las ventanas de la panadería. Una vez dentro, los vándalos lo tuvieron fácil. En un primer momento trataron de llevarse la caja registradora, pero se percataron de que en su interior no había absolutamente nada, salvo algunas monedas para el cambio.

Acto seguido cogieron las cajas llenas de barras de pan, las lanzaron al suelo y utilizando las cajas de cartón las llenaron de bolsas de patatillas, queso, jamón serrano, jamón de jork, napolitanas de crema, palmeras de chocolate recién hechas y tartas caseras entre otras muchas cosas.

Los asaltantes centraron el robo en las neveras de bebidas. Cajas enteras de Redbull, cervezas, zumos tropicales y refrescos fueron su objetivo.

El valor del género sustraído, según los responsables del local puede superar los 700 ó 800 euros.

Su propietaria, María Luisa Navas, atendía nuestra visita con resignación, pero optimista dado que todo apunta a que el seguro contratado se hará cargo de las pérdidas sufridas. La policía se ha hecho cargo de la investigación, pero si encuentran el género de poco le servirá a la panadera.