La víctima del atraco, Carmen Patricia Navarrete, ayer en su locutorio de Inca. | ALEX SEPULVEDA

30

Tres delincuentes encapuchados que portaban un arma blanca atracaron en la tarde noche de ayer un locutorio de Inca y se apoderaron de la recaudación. La Guardia Civil tomó declaración a la encargada del local, que estaba muy nerviosa, y durante toda la noche buscó a los asaltantes, que consiguieron huir.

El atraco se produjo pasadas las siete y media de la tarde, en la calle Sant Francesc número 30. Una mujer se encontraba sola en el local y de improviso entraron tres encapuchados. Dos se quedaron en la puerta y el otro la amenazó con un cuchillo.

El botín

«Al principio pensé que era una broma», contó ayer a Ultima Hora Carmen Patricia Navarrete, la víctima. El delincuente hablaban en castellano y la mujer, tras comprender que se trataba de un atraco, le entregó unos 300 euros que en esos momentos había en la caja. Acto seguido, los tres desconocidos se dieron a la fuga y la víctima pidió ayuda.

Una patrulla de la Guardia Civil se desplazó hasta el locutorio de Inca y tomó declaración a la mujer. La descripción física de los tres implicados es la siguiente: tienen entre 17 y 18 años, podrían ser sudamericanos que residen en Inca y los tres son de estatura mediana-baja (entre 1,60 y 1,70 cm). Uno de ellos vestía con ropas claras y capucha, y los otros dos con chaquetas azules y rojas respectivamente.

«Lo peor de todo, es que creo que conozco a esos chicos, de vista. Por aquí, por Inca. Llevaban una especie de braga en la cara, pero reconocí esos ojos», contó ayer Carmen Patricia, que es de origen ecuatoriano.

La mujer insistió en que en un primer momento no les hizo mucho caso, aunque luego se asustó: «Yo estaba leyendo dentro del locutorio, algo despistada, y pensé que me gastaban una broma. Cuando aquél chico me empezó a gritar para que le diera todo el dinero me asusté mucho. Me di cuenta de que iban muy en serio».

La Guardia Civil está investigando lo ocurrido y todo hace pensar que los implicados en el atraco serán detenidos en los próximos días. De hecho, parece confirmado que son residentes en Inca y los investigadores tienen algunas pistas importantes.