Un socorrista controló ayer tarde en la playa de Magaluf que no hubiera más anzuelos peligrosos.

La Guardia Civil se está especializando en laboriosos rescates en el mar: el viernes los submarinistas de los GEAS salvaron la vida a un alemán cuya pierna había quedado atrapada en las hélices de una lancha, en Banyalbufar. En la madrugada de ayer, dos agentes se tuvieron que lanzar al agua en Magaluf para rescatar a una británica que había quedado enganchada en una red con anzuelos, junto a una boya.

De acuerdo con los datos facilitados por la Benemérita, fueron los gritos de Hannah Louise K., de 22 años, los que alertaron a otros turistas que paseaban de madrugada por la playa de Magaluf.

Atrapada
La joven llevaba al menos media hora en el mar y según parece se había alejando nadando y, a unos diez metros de la costa, se agarró a una baliza flotante, sin advertir que había una red y unas cuerdas de nylon con anzuelos.

Uno de los ganchos le atravesó el dedo índice de la mano derecha, y la británica comenzó a ponerse nerviosa y se enredó todavía más en la red. Al ser de noche, Hannah no sabía muy bien lo que estaba pasando y poco después empezó a gritar pidiendo ayuda.

La Guardia Civil fue alertada de que una mujer estaba en problemas en la playa y al principio se pensó que se trataba de una turista agredida sexualmente. Sin embargo, una patrulla que se desplazó a ese enclave comprobó que la británica no podía volver nadando, porque estaba atrapada.

Los dos agentes, temiendo por la integridad de la veraneante, se lanzaron al agua, llegaron hasta ella y cortaron la tanza con anzuelos.

Herida
Uno de los ganchos seguía clavado en su mano, por lo que la joven fue evacuada hasta un centro médico para que se lo extrajeran.

La Guardia Civil, por su parte, abrió una investigación para aclarar quién había colocado la red con los anzuelos en la baliza, muy cerca del puente de madera de la playa de Magaluf. De día, las personas que pescan en ese tramo son expulsadas, ya que hay bañistas, pero de noche parece ser que algunos pescadores regresan a la playa.