4

La policía cree que el nigeriano que murió el pasado sábado en el barrio de Son Gotleu, un suceso que encendió los disturbios entre sus compatriotas, iba a robar en una vivienda descolgándose por la fachada desde la azotea cuando una vecina lo vio y comenzó a gritar, tras lo que cayó al vacío al intentar huir.

Así lo ha explicado hoy a los periodistas el delegado del Gobierno en Baleares, Ramón Socias, quien ha indicado que todas las líneas de investigación del Cuerpo Nacional de Policía apuntan a que habría sido un «accidente desgraciado» en el que no participaron personas de etnia gitana, tal y como afirman algunos miembros de la comunidad nigeriana.

Al parecer, el fallecido, Efosa Okosun, de 28 años, subió hasta la azotea del número 58 de la calle Tomás Rullán y se quitó los zapatos para disponerse a bajar por la fachada del edificio y robar en una de sus viviendas.

Cuando estaba deslizándose por el edificio, una vecina lo vio y comenzó a increparle, tras lo que el joven intentó huir escalando y, o bien se agarró a un conducto de gas que cedió, o bien él mismo resbaló tras coger la tubería y se cayó al suelo, lo que provocó su muerte.

Por tanto, la Policía no cree que el hombre huyera de personas de etnia gitana, tal y como afirman algunos de sus compatriotas, ni que el asunto tuviera que ver con un tema de tráfico de drogas.

Sin embargo, Socias ha reconocido que en Son Gotleu hay una lucha «encubierta» entre los «clanes» de personas de etnia gitana y de nacionalidad nigeriana por el control del menudeo de droga.

Por ello, ha explicado, la Policía Nacional procura estar en este barrio de forma continua para que no se venda droga y también para evitar que pueda haber disturbios como los protagonizados esta semana por personas de nacionalidad nigeriana, que lanzaron piedrasy otros objetos a los agentes y dejaron alrededor de quince coches golpeados o quemados, así como desperfectos en el mobiliario urbano.

Ha apuntado que la policía ha estado más presente en el barrio en los últimos años debido a que una mayor presión en el principal foco de venta de drogas, Son Banya, ha provocado más problemas de narcotráfico en Son Gotleu.

«Somos conscientes de que el hecho de que la venta y el menudeo de droga estuviera localizado en la zona de Son Banya hacía que en otros lugares de la ciudad no tuvieran esta presión en sus calles de forma tan importante», ha dicho Socias en referencia a Son Gotleu y también al barrio de La Soledad.

A esto ha añadido que en el caso de Son Gotleu también existen otros problemas, ya que es un barrio que se ha ido degradando a lo largo del tiempo debido a la precariedad de las viviendas y el aumento de la inmigración.

«Es evidente -ha dicho- que tenemos allí una situación compleja, que se debe abordar desde diferentes puntos de vista, no solo desde el de la seguridad ciudadana, sino también desde el social».

La situación actual, según el delegado, es que las reuniones entre los representantes de las diferentes comunidades han tenido efecto y «se ha ido enfriando la tensión», aunque ha agregado que «cualquier chispa» puede volver a encender el problema.

Así, ha explicado que la presencia policial se mantiene en la zona y se irá graduando en función de los acontecimientos.