Un bombero, en el patio de la parte alta de la casa. A la derecha, imagen de los daños en el interior del inmueble.

0

Un incendio destrozó ayer una casa de dos plantas ubicada en el número 7 de la calle Laberint de Campos y afectó a una vivienda vecina. El inquilino del domicilio donde se produjo el siniestro resultó intoxicado leve al tratar de apagar las llamas.

La vivienda destruida está alquilada a una familia rumana. El fuego comenzó a las ocho de la mañana en la primera planta, que era usada como trastero, y estaba repleta de ropa y efectos. Al parecer el fuego se inició debido a un fallo eléctrico. En poco tiempo cogió fuerza y la casa se llenó de humo. Los inquilinos salieron del domicilio ante la imposibilidad de apagar las llamas y se dio la voz de alarma.

Efectivos

En breve se personaron en el domicilio efectivos de la Policía Local de Campos y de los Bombers de Mallorca, que se encargaron de las labores de extinción, las cuales se alargaron hasta las 11.05 horas de la mañana. Las llamas destrozaron las vigas de la primera planta y el techo se vino abajo. La parte interior de la vivienda quedó llena de cascotes. Los Bombers de Mallorca revisaron la vivienda destruida y comprobaron que la vecina había resultado afectada, al desplazarse unos centímetros la pared medianera de marés. Esta casa no fue precintada como sí lo fue la que quedó destrozada.