Previous Next
5

'El abogado del diablo', mundialmente conocido por defender a Sadam Husein, Slobodan Milosevic o Charles Manson, entre otros, fue detenido en la noche del lunes en su lujosa casa de la urbanización palmesana de Son Vida. A Giovanni Di Stefano, de 55 años, lo buscaba Interpol por los delitos de estafa, fraude, blanqueo y robo. Anoche la Audiencia Nacional decretó su puesta en libertad por razones de salud, aunque la medida no supone que se paralice el proceso de extradición contra él.
El juzgado Central número 1 de Madrid recibió la orden internacional de detención contra Di Stefano y la remitió a la Jefatura de policía de Palma, ya que existían sospechas de que el abogado se encontraba en Mallorca, en concreto en su casa de la exclusiva urbanización de Son Vida. A las nueve de la noche del lunes, varios agentes del Grupo de Delincuencia Internacional rodearon la vivienda de la calle Raixa y llamaron a la puerta.
Enfermo
Di Stefano y su esposa se encontraban solos en el interior y el profesional de la abogacía no ofreció resistencia. Fue trasladado hasta la comisaría y después pidió que fuera asistido por un médico, ya que aseguraba que estaba enfermo. Los funcionarios confirmaron que había sido operado recientemente de una grave enfermedad y que estaba convaleciente, por lo que autorizaron su ingreso en el hospital de Son Espases, donde ayer continuaba ingresado, pendiente de su extradición.
Las autoridades del Reino Unido implican al polémico abogado de origen italiano en numerosos actos delictivos. Según la acusación, entre los años 2004 y 2009 Di Stefano obtuvo importantes sumas de dinero como defensor legal en ese país, aunque en realidad no estaba acreditado para ejercer como tal. En 2003 fue contratado por la esposa de un condenado a cadena perpetua, que le pagó 120.000 euros para una apelación que nunca se llevó a cabo. Posteriormente, otros dos clientes de Inglaterra contactaron con él, dando por supuesto que podía trabajar como abogado ante los tribunales de aquel país. En 2004, adquirió un potente vehículo a plazos, que finalmente no pagó y sacó del país un año más tarde.
En otras tres ocasiones, el conocido como 'El abogado del diablo' recibió fuertes cantidades económicas de varios clientes que contrataron sus servicios y que no recibieron contraprestación alguna. A Di Stefano se le imputan un total de 18 delitos, que suman una pena máxima de 75 años de prisión. Él sostiene que su detención es un «montaje político» por su querella contra Tony Blair por la guerra de Irak.