Previous Next
4

El temporal de viento y lluvia que azotó la Isla durante toda la jornada de ayer dejó más de una treintena de incidentes. Caída de árboles, cornisas, trozos de fachadas, inundaciones y cortes de carreteras y paseos peatonales se produjeron de manera intermitente.
Por municipios, Palma concentró un total de 12 incidencias, Llucmajor 6, Manacor 2, Marratxí 2 y el resto se repartieron entre Alaior, Alaró, Andratx, Calvià, Banyalbufar e Inca.
Uno de los incidentes más importantes se registró en el Portitxol, concretamente en la calle Vicari Joaquim Fuster, en primera línea. La fuerza del oleaje provocó inundaciones importantes en algunas viviendas y el paseo peatonal tuvo que ser cortado al quedar anegado. En la plaza Major, los equipos de emergencia tuvieron que acudir ante las llamadas de varios vecinos y transeúntes que denunciaron que varias cornisas y baldosas se habían desprendido. El fuerte viento también propició la caída de numerosas ramas y, en algunos casos, de árboles que fueron arrancados de cuajo. En el Camí de Can Pastilla un árbol de grandes dimensiones cayó sobre un vehículo que se encontraba estacionado, causando grandes daños al coche. Rápidamente la Policía Local de Palma y los trabajadores de Parcs i Jardins acudieron hasta el lugar para retirar los restos.
En Cala Major, el temporal ocasionó que la fuerza del mar destrozara parte de un chiringuito de playa. La carretera Ma-6021 s'Estanyol-SaRapita) entre el kilómetro 1 y 1.300 quedó cerrada por caída de piedras y el fuerte oleaje.
En Calvià, concretamente en Peguera, se han registrado inundaciones en diferentes locales. La Policía Local tuvo que cortar el tráfico en la calle Puig de Galatzó y la playa de Palmira prácticamente desapareció.
Por otra parte, el viento sopló ayer con fuerza en Mallorca, especialmente durante la madrugada del lunes al martes. Las rachas de viento más elevadas se registraron en la Serra d'Alfàbia (103 km/h), en el faro de Portocolom (97 km/h) y en el aeropuerto de Palma (85 km/h). Ayer también hubo mar gruesa y las olas alcanzaron los cinco metros de altura en mar abierto.
El director de la delegación territorial de la la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Balears, Agustín Jansà, explicó que en Es Portitxol se registraron tantos incidentes debido a que las presiones eran muy bajas, lo que provocó la subida del nivel del mar e inundaciones de la costa.
Durante la primera mitad del día de hoy se espera que el viento siga soplando y se prevé que se alcancen los 80 km/h, por lo que Aemet ha decretado alerta amarilla.