Un total de 113.000 pastillas de éxtasis fueron halladas e intervenidas a finales de la pasada semana por la Guardia Civil en varios zulos de una zona boscosa de la localidad de Sant Josep de la Talaia de Ibiza.

La Guardia Civil ha informado hoy en un comunicado de que estas drogas de diseño pertenecían a una banda británica de traficantes que fue desarticulada el pasado verano tras la detención de 25 personas con ocasión de la operación «Flecha».

El hallazgo de la droga tuvo lugar cuando un vecino de Sant Josep encontró semienterrado, entre unas piedras, un recipiente de plástico que contenía pastillas en su interior.

Tras poner los hechos en conocimiento de la Benemérita, los agentes se desplazaron a la zona para inspeccionar el lugar y localizaron en las inmediaciones más recipientes y envoltorios que contenían, al igual que el primero, gran cantidad de pastillas marcadas con logos para diferenciar los tipos de droga de diseño y las organizaciones que las fabrican.

Las pastillas intervenidas pesan unos 37 kilogramos y se encontraban en el interior de recipientes de plástico o bolsas de basura precintadas con cinta adhesiva para evitar la humedad.

En las labores de localización de los zulos han participado agentes de del Equipo Contra el Crimen Organizado de la Guardia Civil (ECO) y diversas Unidades del mismo cuerpo de Ibiza.

La Guardia Civil desarticuló en agosto la referida red británica dedicada al tráfico de drogas en discotecas y zonas de ocio de Ibiza.

La organización, que era dirigida desde el Reino Unido, había alquilado villas de lujo para los responsables de la red y pisos o apartamentos en las zonas de más afluencia turística para los distribuidores de la droga.

La banda utilizaba a jóvenes relaciones públicas de locales de ocio para distribuir la droga, «manteniendo todos ellos precios similares en la venta de los estupefacientes», dependiendo de los lugares y las horas de venta.

Fueron arrestados catorce hombres y once mujeres, veinte de ellos de nacionalidad británica, dos irlandeses, un checo, un eslovaco y una española.

Los detenidos integraban la organización de tráfico de drogas más activa de la isla, que se dedicaba a la venta de pastillas de éxtasis y otras drogas en las proximidades de las zonas de ocio de la isla, que en verano recibe miles de turistas jóvenes.

En la operación se realizaron doce registros domiciliarios en los que se intervinieron 38.000 pastillas de éxtasis, cuatro kilos de cocaína, 250 gramos de ketamina, 50 gramos de MDMA en forma de cristal, cuatro litros de GHB (éxtasis liquido), y un kilo de M.CATS, que es una mezcla de varias sustancias estupefacientes.

Además, los agentes se apoderaron de 56.000 euros de los presuntos traficantes.