El joven, en el interior de la ambulancia que le trasladó a Son Llàtzer.

23

A primera hora de la tarde de ayer, un joven motorista sufrió un aparatoso accidente al colisionar por detrás contra una furgoneta en la calle Bisbe Cabanellas, en las inmediaciones de la barriada de Pere Garau.

Lo más sorprendente fue cuando llegaron los equipos sanitarios y policiales y descubrieron que, al parecer, el motorista accidentado carecía de carnet de conducir y de seguro obligatorio. La sorpresa fue aún mayor cuando uno de los agentes reconoció al joven y afirmó que había estado privado de libertad en el Centro Penitenciario de Palma por haber atropellado a una mujer que finalmente falleció. En el momento de producirse el atropello mortal el conductor también carecía de licencia y seguro. Rápidamente se desplazaron hasta el lugar del suceso varias dotaciones de la Policía Local de Palma, el VIR (Vehicle d'Intervenció Ràpida) y una ambulancia de SSG quien trasladó al herido hasta un centro hospitalario. La investigación sigue su curso.