Gelabert, en el banquillo de los acusados durante el juicio, celebrado el pasado mes de marzo. | ultimahora.es

17

La Audiencia Provincial de Palma ha impuesto una condena de quince años de cárcel a Jaume Gelabert, ex presidente de la asociación de vecinos de Pere Garau-Columnes de Palma. La sentencia considera demostrado que a lo largo de más de doce años, el acusado realizó tocamientos y otro tipo de abusos sexuales a seis niñas que acudían al centro cultural de la asociación.

Según la sentencia, Gelabert se aprovechó de la relación de confianza que tenían con él las niñas, dado que además de presidir la asociación, era pareja de una de las profesoras. De esta manera, su presencia en las aulas era habitual y mantenía una relación cordial con las niñas y sus familias y, como una de las menores manifestó en el juicio, «Jaime de ser simpático, pasó a ser cariñoso». Las víctimas tenían todas ellas entre cinco y trece años de edad y, en alguno de los casos los abusos se prolongaron durante años. Así ocurrió con una niña de diez años a la que el condenado llevaba hasta un descampado junto al cuartel que tiene la Policía Local en la zona. Allí, dentro de su vehículo tocaba a la víctima, a la que decía que todo era un juego.

Confianza

En este caso, los abusos se prolongaron hasta que la menor cumplió 16 años e incluso después se produjeron otros episodios aislados. También fue víctima de abusos una hermana de esta joven. En este caso, el acusado aprovechó que el padre de la joven había fallecido y, tras ganarse su confianza, la tocó las nalgas en dos ocasiones.

Los hechos de más gravedad, por los que Gelabert ha sido condenado a siete años, se refieren a otra menor. Cuando ésta tenía cinco años, el acusado le realizó tocamientos. La situación se reprodujo años después cuando la niña tenía nueve años. Entonces se reprodujeron los tocamientos y, según manifestó la niña, el acusado llegó a introducirle un dedo en la vagina durante diez ocasiones diferentes.

La Audiencia Provincial basa la condena en el testimonio de las menores: «los componentes de este Tribunal, sin la más mínima discusión o reticencias internas, hemos creído a las víctimas», manifiesta el ponente, Eduardo Calderón en la sentencia. El magistrado también recuerda que la Sala decidió tomar declaración de nuevo a las niñas y que ésta fueron sometidas a un «incisivo interrogatorio» por la defensa. Las menores mantuvieron la parte esencial de su declaración y su versión, estuvo ratificada por varios psicólogos que confirmaron sus secuelas.

Junto a la pena de cárcel por cinco de los seis delitos, la Sala también impone una pena de multa a Gelabert y que indemnice con 10.000 euros a las víctimas. El condenado, que recurrirá ante el Supremo el fallo, tampoco se podrá acercar a menos de 300 metros a las víctimas ni a sus familiares durante un periodo de hasta 15 años.