La Guardia Civil procedió a la detención del varón por desobediencia y apología del terrorismo.

35

La Guardia Civil ha detenido a un vecino de Campanet, nacido en Sabadell, que hace unos días supuestamente gritó «Gora ETA» y otras consignas pro etarras a una patrulla de la Benemérita, en Mancor de la Vall.
Los hechos ocurrieron a principios de abril, pero no han trascendido hasta ahora. Según parece, la Guardia Civil fue informada de que algunos vecinos de Mancor de la Vall se quejaban del ruido procedente de una fiesta, donde la música estaba muy alta.
Al llegar hasta el bar donde se celebraba la fiesta, un hombre identificado como Armand G.S. se encaró con los agentes y les espetó: «Mucha policía y poca diversión». Luego, siempre según la versión policial, el incidente fue a más y el catalán gritó: «Gora ETA» y «Gora Euskalerría».
Fue entonces cuando el agente al frente de la patrulla decidió detener al hombre por los delitos de desobediencia y apología del terrorismo. A continuación fue trasladado al cuartel y horas después quedó en libertad, con cargos. La apología del terrorismo es un delito muy grave y agentes del Grupo de Información de la Comandancia palmesana se interesaron por lo ocurrido y se desplazaron a Mancor de la Vall e Inca, donde investigaron al sospechoso.
Sin embargo, la detención por apología del terrorismo ha sido considerada como «excesiva» por algunos guardias civiles que se han puesto en contacto con este diario, y que quieren mantenerse en el anonimato por temor a represalias. «No se puede detener a todo el mundo por desobediencia y mucho menos tratarlos de terrorista cuando está claro que no tienen relación con ninguna organización armada», explicó uno de los guardias que contactó con esta redacción.