0

El ministro del Interior de Haití, Antoine Bien-Aimé, confirmó ayer que la cifra de muertos por el terremoto ocurrido en Haití el 12 de enero se sitúa en torno a las 150.000 personas, mientras que unas 700.000 se encuentran actualmente sin hogar.

El titular de Interior haitiano indicó que no puede precisar una cifra, aunque explicó que la suma de cadáveres levantados por las municipalidades del país, la misión de la ONU en Haití (Minustah) y los diferentes servicios gubernamentales de recogida de residuos daría el número de unas 150.000 personas sin vida.

Bien-Aimé recordó que aún hay mucha gente bajo los escombros, especialmente en la región metropolitana.
Asimismo, el ministro haitiano comentó que unas 700.000 personas están sin techo, aunque no aclaró si únicamente en Puerto Príncipe o en todo el país.
Soldados
Las fuerzas estadounidenses podrían replegar a sus efectivos destinados en Haití en el plazo de tres a seis meses a medida que las organizaciones internacionales asuman más competencias de seguridad y asistencia humanitaria, informó ayer el director de la Agencia de Logística de Defensa, vicealmirante Alan Thompson.

«Probablemente en un periodo de tres a seis meses habrá esfuerzos para intentar traspasar parte del apoyo», adelantó Thomson, quien señaló la necesidad de mantener por seis meses un nivel de «apoyo intensivo» para responder a las consecuencias del terremoto. Además, afirmó que el Ejército norteamericano está dispuesto a ofrecer ayuda humanitaria y de seguridad «hasta que otras organizaciones puedan asumir el papel».

Por otro lado, la llegada a España de los restos de Pilar Juárez Boal, la funcionaria de la embajada de la UE en Haití, muerta en el terremoto, podría retrasarse a la espera de unos certificados solicitados por la familia.

Inicialmente está previsto que los restos de Pilar Juárez lleguen hoy al aeropuerto de Barajas sobre las 10:30 horas, «si todo va normal», según fuentes familiares, quienes añadieron que quizá se retrase el funeral anunciado para las 16:30 horas de la tarde en La Granja (Segovia).