0

El presidente de EEUU, Barack Obama, anunció ayer una ayuda inicial de 100 millones de dólares (69 millones de euros) para apoyar los esfuerzos de asistencia humanitaria en Haití, a la vez que ha ordenado a su Gobierno poner en la máxima prioridad la ayuda a ese país.
El mandatario, que compareció en la Casa Blanca junto al vicepresidente, Joe Biden, y la secretaria de Estado, Hillary Clinton, consideró la tragedia «devastadora», y explicó que la ayuda inicial de 100 millones irá aumentando a lo largo del año para respaldar la recuperación y reconstrucción de ese país caribeño a largo plazo. Mientras, los primeros equipos ya han llegado a ese país, están trabajando para salvar vidas y evaluar las necesidades, y el Ejército está controlando el aeropuerto de Puerto Príncipe, afirmó Obama.
«La primera tanda de nuestros equipos de rescate y asistencia están sobre el terreno y trabajando. El equipo de reconocimiento ha trabajado durante toda la noche para identificar áreas de prioridad para la ayuda y comparte esa información con el Gobierno y nuestros socios internacionales que también están enviando ayuda», dijo.
Pero, advirtió el mandatario, «aunque nos movamos con la máxima rapidez posible, se necesitarán horas y en muchos casos días para trasladar todos nuestro personal y recursos a Haití».
Obama reconoció que nada de lo que haga EEUU y la comunidad internacional «puede parecer lo suficientemente rápido» para aquellos que están durmiendo en las calles, atrapados bajo los escombros o que han perdido a alguien.
También, los ministros de Desarrollo de la UE se reunirán el próximo lunes para definir la estrategia de ayuda a Haití a medio plazo, según anunció ayer la alta representante de la Política Exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton. «Es importante la coordinación entre todos los socios comunitarios», sentenció.