Previous Next
0

«De repente la tierra empezó a temblar. Yo estoy bien porque estaba en la ciudad de Belladere, a unos 50 kilómetros de Puerto Príncipe, pero el desastre en la capital es espantoso». José Antonio Martínez Alba, un guardia civil mallorquín destinado en Haití en misión de la ONU, relató ayer cómo se desarrolló el terremoto que ha causado miles de cientos de víctimas. Su mujer, Isabel, y algunos compañeros del Cuerpo explicaron ayer a Ultima Hora la angustia de los primeros momentos, cuando todavía se desconocía lo que había ocurrido realmente y cuál era el estado de los españoles destacados en el país caribeño.
José Antonio tiene 41 años y es sargento de la Guardia Civil de Tráfico en Palma. Desde el pasado mes de agosto está destinado en Haití, en concreto en una misión de la ONU que consiste en instruir a la policía de aquel país. El martes a las once de la noche, hora española, Isabel y su esposo estaban hablando a través del sistema de internet Skype. «De repente la comunicación se cortó -cuenta la mujer, vecina de Marratxí-, pero yo no sabía que había empezado el tremendo terremoto. Aún así me quedé inquieta, porque no había forma de hablar con él. Horas después, José Antonio se pudo poner en contacto conmigo y me explicó muy por encima lo que estaba pasando. Creo que le quitó importancia para que no me preocupara por él».
Ya por la mañana, Isabel recabó más información sobre la dramática situación en la isla. Los compañeros de la Benemérita de José Antonio -y sobretodo su hermano Kiko, también sargento del Cuerpo- realizaron numerosas gestiones para asegurarse de que el suboficial destinado en el Caribe estaba bien.
Por la tarde, Ultima Hora contactó con el guardia civil, que explicó que se dirigía con soldados peruanos de la ONU desde Belladere hasta Puerto Príncipe, la zona cero del terremoto. «Vamos en tres vehículos especiales, con ocho miembros en cada vehículo, y nuestra misión es de ayuda humanitaria. No sabemos lo que nos vamos a encontrar, pero lo que está claro es que la situación es desesperada».
Por otra parte, el consulado de Haití para Cataluña y Balears ha habilitado una cuenta en La Caixa bajo el epígrafe de «Ayuda a los damnificados de terremotos de Haití» dispuesta para recibir las donaciones de los ciudadanos, según ha explicado el vicecónsul honorario, Avaro Choi.
El Govern balear ha informado de que colabora en la ayuda de urgencia que la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) enviará a Haití. La ayuda balear surge del convenio firmado hace dos años por la Dirección General de Cooperación de la Conselleria de Asuntos Sociales, Promoción e Inmigración con la AECID, por el que el Govern entrega anualmente 100.000 euros a dicho organismo para actuaciones urgentes en casos de catástrofe.