user genarolopez | Hace más de 3 años

No creen Uds. que todos estos problemas actuales arrancan cuando empiezan a funcionar las empresas de subcontratas, que pagan lo que pagan, siempre una fracción de los salarios de convenio. No creo que sea soportable que una empresa obtenga sus beneficios de ceder trabajadores a otra, por un precio bajo, y apretando a los que trabajan, o a los proveedores.

user cucurullturull | Hace más de 3 años

Bueno y de las albañilas, pintoras de brocha gorda, fontaneras, picapedreras y jardineras qué...

user PEPE | Hace más de 3 años

y los repartidores de butano a domicilio que ? un 5 piso sin ascensor, asi todos los dias.

user Jp | Hace más de 3 años

Madre mia cuanto ignorante las camareras de piso cuando ve un espayol entrar se echa las manos a la cabeza por que somos los que mas nos quejamos mas respecto que podian ser vuestra madre o mujer

user Collonut | Hace más de 3 años

Que tal un estudio con albañiles, o pintores???

user Una | Hace más de 3 años

No creo que de debieran hacer este estudio por oficios, en general hay muchimas mujeres que los toman.

user Flying Dutchman | Hace más de 3 años

Bueno però com que ara governa l' esquerra no hi ha res a dir, ho fan tot bé, tot perfecte, son uns cracks, bravo. 0 responsabilitats polítiques.

user Kill Bill | Hace más de 3 años

No crec que els bocamolls que flastomen tenguin familiars que fan aquesta feina perquè no dirien les barrabassades que llegeixo, tampoc crec que siguin hotelers perquè en són ben conscients. És ben segur que són els mateixos que després enalteixen els simbols de l'ultradreta, una colla d'inmorals. Als 20 anys de fer feina totes estan castigades de malalties de la família de l'artrosi, i aguanten el que no sopartaria cap infame cretí.

user Albertof | Hace más de 3 años

No es necesario decir que un 3,4% de un total de 30.000 no es fiable. Se tiene que ser riguroso a la hora de querer llegar a determinadas conclusiones para poder actuar.

user Alf | Hace más de 3 años

Quelylloricas@ Cuando dejéis de hacer una chapuza detrás de otra, hablamos.