0

En el parque infantil de General Riera. El suelo donde juegan los niños se está deteriorando cada día más, sin que los responsables pongan remedio. Ello puede repercutir en la salud de los más pequeños ya que al deteriorarse se forman un polvo y unas escamas, nada saludables. La dejadez hace que el deterioro sea cada día mayor.