Esta conjetura me sobrevino sin más ni más, mientras elaboraba una sopa vichyssoise de puerros para tomarla fría al día siguiente. Y eso que era algo enrevesada, aunque no tanto como la célebre Conjetura de Hodge o la Hipótesis de Riemann, que aún forman parte de los problemas del milenio. Problemas sin resolver, se entiende. Concretamente, la conjetura me asaltó, ya completa, cortando los puerros a pequeños trocitos sobre un balde (si no hay muchos, se quedan en nada), y además de compleja, me pareció bastante insensata, por lo que dada la extrema insensatez del universo (y del mundo), tenía toda la apariencia de ser acertada.

Otra cosa sería demostrarla, como ocurre con la Conjetura de Goldbach, que siendo muy sencillita, todavía no la ha demostrado nadie. Mi conjetura, que me da apuro llamar Conjetura de Lázaro y tampoco quiero llamarla Conjetura Vichyssoise, para que no se la apropie algún chef, podría enunciarse así: Todo problema con n soluciones racionales, tiene 3n+1 soluciones irracionales, siendo el 1 no resolverlo, que también suele ser una solución. Quizá a muchos les parezca que el triple de soluciones irracionales es poco, pudiendo ser tantas como se quiera, pero es porque tienen muy sobrevalorada la irracionalidad. Y no, la irracionalidad, aunque a veces lo parezca, no es infinita, tiene sus límites igual que la racionalidad, y a partir de cierto punto, las mentecateces y los disparates empiezan a repetirse, y no aportan novedad alguna. Como las razones, en efecto. Esta conjetura, a la que llamaré simplemente la conjetura, funciona en todos los casos, y sea cual sea el problema en cuestión. Si tiene una solución racional, tendrá cuatro irracionales; si 9, 28; y en fin, si n, 3n+1. Todavía no he encontrado demostración racional, es decir, matemática, pero sé por experiencia que cualquier cosa, incluso la más irreal y peregrina, puede ser demostrada matemáticamente. Pero ojo, sólo matemáticamente. Así que no me importaría nada si mi conjetura, como la de Poincaré, se queda más de un siglo en eso, en conjetura. Casi lo prefiero. Mientras, fíjense bien cómo resolvemos los problemas. Y por cierto, al día siguiente la vichyssoise fría estaba exquisita.