3

Rokhaya vive en Mallorca. Tiene dos hijos que ya han nacido aquí. Musulmana, sencilla y de buena fe, tuvo un abuelo, ya fallecido, Imán que dio múltiples pruebas de pobreza, amor a sus semejantes y entrega a Dios. Rokhaya no tiene grandes estudios de filosofía, teología o religión, simplemente tiene el Bien grabado en la sangre por el ejemplo, las enseñanzas y el buen hacer aprendidos del padre de su padre. Hoy Rokhaya reflexiona en su búsqueda de una vida mejor para los pueblos que creen en Alá: De acuerdo con el Corán, la mujer debe llevar un pañuelo en la cabeza de tal manera que el pelo quede cubierto, debe llevar vestiduras sueltas con las que se pretenden evitar agresiones a su dignidad e integridad femeninas.

Y se pregunta Rokhaya ¿Dónde dice en el Corán 1. Que la mujer no puede trabajar 2. Que no puede ir a la escuela 3. Que no debe conducir. 4. Que para salir a la calle tiene que ir acompañada? Hoy, los talibanes cierran las escuelas, sacan a las niñas de sus casas, se las llevan ¿adónde? ¿Para qué? ¿Las volverán a ver sus padres? Para el Corán el trabajo honesto es como una oración, una ofrenda que hace feliz a Alá, asegura Rokhaya. Por su parte, Euronews informa: un doctor, en Afganistán, ha realizado 85 cirugías de extracción de riñón solo en los primeros 11 días de 2022.

Un único cirujano ha realizado esa actividad. Porque no hay trabajo, no hay comida, no hay actividad, los hombres no encuentran otra manera de sobrevivir, y alimentar a sus familias, que vendiendo sus órganos ¿Dónde está, pues, la fidelidad al Islam, la creencia en el Corán, la Fe en Dios? ¿Con qué Ley se siega a los seres humanos el derecho de alimentarse de los frutos de la Tierra? Desde luego no con la Ley de Dios que dispone «no tomarás el Nombre del Señor tu Dios en vano».