1

La semana pasada, paralelamente al cisco parlamentario y mediático que montó la derecha con el aniversario del fin de ETA, que más parecía la resurrección de ETA encarnada en el Gobierno, hubo un repique de campanas por el acontecimiento histórico del acuerdo entre PSOE y PP para renovar el Constitucional, el Defensor del Pueblo y algunas cosas más. El Poder Judicial no; eso habría sido excesivo, no lo habría entendido el pueblo. Un pacto PSOE-PP, lo nunca visto. Como es natural, el Constitucional, que es el órgano que realmente nos gobierna, mantiene la mayoría conservadora, y eso que según el propio PP en la mencionada gresca paralela, padecemos un Gobierno de izquierda radical que pacta con los herederos de ETA. Total, que por un lado repicaban las campanas del acuerdo histórico, y por otro se cruzaban improperios. Menuda semana de efemérides. Todo lo cual hizo que pasara algo desapercibido otro insólito acuerdo PSOE-PP, más asombroso todavía. Cuando ambos grupos junto a Vox, coincidieron en bloquear el proyecto de ley integral del cannabis que apoyaban todos los demás, incluido Ciudadanos. Ajá, con el porro hemos topado. Si un acuerdo del PSOE con el PP ya es lo nunca visto, figúrense si además se une Vox. ¿Estaba fumado el Gobierno? ¿Muy colocado? En absoluto, todo lo contrario. Sobrios como una lápida. Resulta que sí que había algo en lo que coinciden nuestros socialistas gobernantes con la derecha y ultraderecha. El cannabis, el hachís, la marihuana, la hierba, la maría. Los porros, en fin. Nada de ley integral del cannabis, ni para uso terapéutico como en media Europa y EEUU, ni para el recreativo. Como si lo placentero no fuese también terapéutico, por cierto. No me digan que no es histórica esta negativa en bloque, acaso más que el histórico pacto del Constitucional. El no al cáñamo, cuyos derivados se consumen en el mundo desde antes del invento de la escritura, los mencionaron Galeno y Demócrito, y figuran ya en las Mil y una noches, ha unido lo imposible de unir. Muy significativo. Sobre todo porque este asombroso acuerdo súbito ha pasado desapercibido entre tantas efemérides históricas. Aquí debo decir que yo nunca he probado hierba, con whisky y tabaco voy que me mato. Pero menudo colocón de derechas ha cogido el PSOE. Histórico, sí.