0

Hace años, el mes de agosto era una época en que había que buscar las noticias. El volumen de hechos noticiosos era mínimo en verano, la actividad política era escasa y las redacciones de los periódicos se vaciaban. Los reporteros las pasaban canutas para llenar las páginas de sus periódicos en agosto, en el que parecía que hasta las guerras se habían ido de vacaciones. De ahí las famosas serpientes de verano que servían de relleno informativo, noticias irrelevantes o sin peso que distraían al personal. Pero actualmente el panorama ha cambiado ¡Lo que darían muchos por aquellos días de calma en que no pasaba nada!

Hoy en día se ha convertido en un tópico fácil de rebatir, siempre pasa algo en verano. En los últimos años han sucedido tragedias o eventos para llenar páginas y horas de emisión, como la Guerra del Golfo, los atentados de las Torres gemelas de Nueva York, el terrible accidente del Concorde y su retirada o las inundaciones en Nueva Orleans por la llegada del huracán Katrina. O más recientemente el horrible atentado en Barcelona, los virulentos incendios en Portugal, o el retorno de los talibanes al poder en Afganistán estos últimos días. Sin contar con los eventos deportivos, como Juegos Olímpicos, Mundiales o Eurocopas, del que este año hemos tenido partida doble.

Pero también hay otro tipo de serpientes que matan y han cambiado la vida de personas y familias. La pandemia de la COVID ha sido una serpiente venenosa que ha afectado a las costumbres y la vida de la mayor parte de los países del mundo. Mientras que el culebrón del final del verano ha sido la salida de Messi , dejando huérfanos de sus goles a la afición del Barça.