0

Es casualidad que coincidan en el tiempo el anteproyecto del Gobierno de eliminar de las facturas de la luz los ‘beneficios caídos del cielo’ de las eléctricas y la desorbitada subida del precio de la electricidad?

¿Es casualidad que el precio de la electricidad en España sea de los más caros de la Unión Europea siendo uno de los países que cuenta con mayor capacidad de producción hidroeléctrica?

¿Es casualidad que siendo España el país de la UE que tiene más horas de sol al año sea uno de los que menos energía solar produce?

¿Es casualidad que, llueva, nieve o haga sol, seamos uno de los países que más paga por su electricidad?

¿Es casualidad que teniendo España tantas horas de sol al año impusiera en 2015, con el Gobierno del PP, el llamado ‘impuesto al sol’ que perjudicaba las instalaciones de autoconsumo?

¿Es casualidad que tres de los siete presidentes de nuestra democracia, más de veinte ministros y un sinfín de secretarios de Estado hayan acabado tras su paso por la política en los consejos de administración de las eléctricas cobrando retribuciones astronómicas?

¿Es casualidad que dos de esos presidentes, González y Aznar , que con más ahínco critican la gestión de Pedro Sánchez , fueran quienes privatizaron Endesa, nuestra empresa pública de electricidad?

¿Es casualidad que los políticos que privatizaron Endesa e implantaron el ‘impuesto al sol’ derogado por Sánchez sean ahora quienes más alzan su voz contra la propuesta de Unidas Podemos de crear una empresa eléctrica pública?

¿Es casualidad que a quien más beneficia el precio disparado de la electricidad sea a las eléctricas por los beneficios que les reporta y al PP y Vox por el desgaste del Gobierno que produce?

¿Fue casualidad que la patronal chilena paralizase el país con su huelga del transporte meses antes del golpe de Estado de Pinochet que derrocó al Gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende ?

Llamadme conspiranoico, pero no creo en las casualidades. Los golpes de Estado hoy no se dan con tanques y ametralladoras, sino con el desgaste y la sistemática deslegitimación de los Gobiernos democráticos a través de mentiras, falsas verdades, bloqueos institucionales y puertas giratorias que siembran el caldo de cultivo para que quienes defienden el cuanto peor mejor ganen elecciones. Este Gobierno de coalición no perderá las elecciones por los indultos ni por su gestión de la pandemia, pero bien puede perderlas si no reacciona, rápida y contundentemente, contra quienes están detrás de la estafa eléctrica que busca más, mucho más, que meros beneficios económicos.