0

Este ha sido un fin de semana movidito en Madrid, con una Puerta del Sol rebosante de gente pese a que son muchos los que se han ido a turistear fuera de la capital, pero también son muchos los extranjeros que comienzan a verse en la calle Mayor, en las churrerías y en todas las terrazas de la almendra central. Da la impresión de que si lo del virus se arregla, va a producirse una recuperación fulgurante, por lo menos en la capital del reino, entre otras razones porque, guste o no Ayuso , la economía madrileña ha sido la menos encorsetada políticamente de España y eso puede salir mal, pero parece que ha salido muy bien.

El sábado confluyeron en la Puerta del Sol, el km 0 de donde parten las carreteras radiales de España (menos las de Balears y Canarias, por razones obvias), infinidad de personas buscando un ratillo de asueto y tres grupos o acumulaciones reivindicativas: los simpatizantes de los palestinos con banderas de aquel territorio; expodemitas y nostálgicos del 15-M con su aliño indumentaria y sus canciones de Te recuerdo, Amanda ; y también Alvise Pérez , el activista antisanchista que es uno de los pocos que no ve bien todo lo que se nos está viniendo encima en España y se la juega protestando.

En definitiva, weekend conmemorativo y reivindicativo en un Madrid multicultural y lleno de sensibilidades, la mayoría muy básicas, poco elaboradas, primitivas y que demuestran el derrumbamiento del sistema educativo.