1

Sobran los analistas, observadores, consultores y politólogos; sobran incluso los comunicadores. No hacen ninguna falta en este caso; es decir, sobran más que nunca. Los madrileños y madrileñas han votado lo que han votado porque les ha dado la gana, que era el lema de su favorita Ayuso , y no hay porqué marear la perdiz ni buscarle tres patas al gato, o a la gata. Les dio la gana y punto. La víspera de esas elecciones regionales, un antaño prestigioso periódico global de Madrid titulaba así: ‘España se juega su futuro en Madrid’. España, ojo, no el mundo; ahí se mordieron la lengua. Así que ya se puede decir que conocemos el futuro de España. Lo que le ha dado la gana a Madrid. Lo que le ha salido de ahí, en castizo. ¿Y qué les ha dado la gana a los votantes? Ayuso, desde luego, y de forma abrumadora. Ayuso, que en dos días y fijándose en los indepes catalanes, se ha inventado un nacionalismo madrileño (madridista ya había) ansioso de libertad, y aunque algunos la comparan con Trump , qué más hubieran querido los trumpistas de Georgia, por ejemplo, que tener una Ayuso. Eso sí, comparte un don milagroso con el expresidente americano: Cuanto más se la crítica, ataca y ridiculiza, y se revelan sus mentiras y falsedades, más la adoran sus seguidores, que se multiplican como setas en otoño tras la lluvia (de improperios). Prodigioso don político. No es que Madrid sea un hervidero de trumpistas, es que les da la gana Ayuso, y ella sola ha hecho papilla a la izquierda, sacado de la política a Ciudadanos y arruinado al antaño vicepresidente Iglesias , al que le va a salir carísima su osadía. Ayuso ni siquiera necesita a Vox para gobernar Madrid como le dé la gana. Aún estábamos a mitad del recuento de votos, y Ayuso vestida de Caperucita Roja, pero sin capucha, ya salió al balcón de Génova para gritar libertad, y asegurar que no sólo Madrid, sino «España y todos los rincones del mundo», la miraban con ilusión. O sea, que en Madrid sí que se jugaba el mundo su futuro. Que naturalmente es Ayuso, cómo no. Algunos derrotados se consuelan insistiendo en que España no es Madrid. Ignoro en qué se basan. Tal vez en que les dé la gana exigir un referéndum de autodeterminación.