0

Bajan las aguas revueltas con los cambios en el nomenclátor de las calles de Palma. El Ayuntamiento ha sido valiente continuando con los cambios previstos para intentar eliminar los homenajes a los personajes franquistas o a sus acciones de nuestras calles. Claro que puede haber errores, pero han sido mucho más los aciertos que no los errores, mal que le pese a personajes como Arturo Pérez Reverte , que en los últimos tiempos ha convertido el Twitter en el refugio por excelencia de sus exabruptos (especialmente contra cualquier gobierno o ayuntamiento de tintes nacionalistas). La eliminación del franquismo de nuestras calles coincide con el aumento del neofranquismo y la extrema derecha que, evidentemente, se siente cómoda y orgullosa paseando por calles que homenajean a fascistas. Por eso es clave que además de limpiar nuestras calles de franquismo evitemos que vuelva a las instituciones.