0

Me dicen que entre los enviados especiales de medios de comunicación extranjeros a Barcelona para cubrir los atentados ha impactado de lleno la “realidad catalana” enfrentada a la española. Sin duda hay que reconocer que la gestión mediática y política por parte de la Generalidad catalana ha sido excelente, para sus intereses. Si quedaba algún medio internacional que no supiera de sus aspiraciones separatistas, tras estos días ya lo tiene la mar de claro. En especial debe tenerlo el del periodista maleducado que se fue de una de las ruedas informativas porque no se hablaba de buenas a primeras en español. Como si hacerlo en segundo lugar, después de en catalán, fuera una ofensa. ¿De donde debió salir ese incivilizado ignorante? En efecto, la Generalidad ha conseguido en estos días desdibujar absolutamente la presencia de España en Barcelona, si es que todavía quedaba algo de ella. Ni siquiera el intento de traerse a velocidad desesperada -a saber de qué ignoto y lejano lugar de vacaciones- al Borbón, y más tarde a su consorte -y herederas-, ha servido de mucho. Y por cierto: vaya metida de pata la del comunicado en tuiter de los servicios de propaganda de la Casa del Rey, propio de cualquier primario e inculto Trump y no de un jefe del Estado europeo al que se le supone una mínima capacitación para el cargo, más en su caso dado que no es electo y por ende ha podido dedicarse a prepararse para él toda la vida. Las ruedas informativas con el catalán como lengua primera –como debe ser-, ausencia absoluta de bandera del país a desgajar –excepto cuando Rajoy aparecía para nada decir-, dirección técnica total y general de la investigación y de la matanza de terroristas a cargo de los Mossos de Esquadra y no de los cuerpos armados españoles, separación de víctimas “catalanas y de nacionalidad española”, voluntad expresa –conseguida- de marginación de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, dirección política de la actuación policial en exclusiva por parte de la Generalidad, utilización política del asunto mucho más efectiva y eficiente para la causa separatista que para la unitaria… Y en el colmo de la evidencia de la humillación a España, el inútil ministro de Interior que fue rectificado en público por un cargo menor de los Mossos –sobre la finalización de la investigación- y acto seguido los hechos le dieron la razón a éste, algo impensable en cualquier otro país y por lo cual los enviados especiales internacionales alucinaban, con toda la razón. En definitiva, la gestión de los atentados de Barcelona ha servido para –aparte de matar terroristas al estilo francés y británico, sin complejos de ningún tipo, no como ocurre en España- para que la parte del mundo que no sabía que Cataluña quiere ser un estado independiente ahora lo sepa y, lo que es peor para la españolidad unitarista, que muchos se han dado cuenta que tiene empaque suficiente para serlo.