Nueva red social | POST

La adquisición de Twitter por parte del magnate Elon Musk ha alentado la huida de algunos usuarios a otras plataformas que pudieran ofrecer algo similar, siendo Post la última en unirse a la lista, obra del ex director ejecutivo (CEO) de Waze, Noam Bardin.

Mastodon lleva años postulándose como una alternativa a Twitter, aunque con un enfoque descentralizado, de código abierto y basado en servidores. Post, sin embargo, ofrece el regreso de la conversación civilizada para «personas reales, noticias reales».

La red social en la que trabaja Bardin, todavía en desarrollo, permite acceder a ella a través de una lista de espera. Aún no cuenta con todas las funciones que tendrá, y presenta fallos, pero el equipos detrás de Post confía en la participación de los usuarios para «construir un lugar más amble e interesante que represente lo mejor de nosotros mismos», como recoge la web principal de Post.

Para ello, ofrece la posibilidad de escribir textos sin límite de extensión y reaccionar a ellos con acciones propias de las redes sociales: comentar, dar a 'Me Gusta' y compartir, en una interfaz «limpia», en formato vertical, encabezada por el perfil, donde se puede añadir una imagen de foto, otra de perfil, una descripción y enlaces a las cuentas de otras plataformas.

Noticias relacionadas

Post anima a comprar «artículos individuales de diferentes proveedores de noticias premium», leer contenido de «varias fuentes» en un mismo lugar, ayudar a los creadores mediante micropagos y debatir «con amigos, extraños, expertos y líderes».

La nueva red social defiende la libertad de expresión y el debate de ideas, y rechaza la censura gubernamental y los extremismos. Por ello, contará con reglas de moderación de contenido. La finalidad es crear una red social que tenga lo mejor de lo que este tipo de plataformas ofrecían antes: diversión y grandes ideas, en lugar de pérdida de tiempo, amenazas e insultos.

En esta línea, Bardin asegura que no admitirá ?nazis, antisemitas, fanáticos, racistas, homófobos, misóginos?, para quienes asegura que ?hay suficientes plataformas?, como ha compartido en su perfil de Twitter.

Y ha apuntado, respecto a la lista de espera, que es él quien se encarga de decidir quién puede formar parte de la red social. ?Mi lógica es equilibrar la fecha en que las personas se registraron, lo que compartieron sobre sí mismos, los creadores de contenido y los consumidores de contenido, la diversidad de edad, política, profesión, género, raza, orientación sexual, sentido del humor, etc.?.