¿Qué es una VPN?

| Palma |

Valorar:
preload
Las Redes Virtuales Privadas o VPN sirven para proteger nuestros datos, trabajar a distancia, acceder a contenidos que no están disponibles en nuestro país y navegar de forma segura.

Las Redes Virtuales Privadas o VPN sirven para proteger nuestros datos, trabajar a distancia, acceder a contenidos que no están disponibles en nuestro país y navegar de forma segura.

Las Redes Virtuales Privadas o VPN sirven para proteger nuestros datos, trabajar a distancia, acceder a contenidos que no están disponibles en nuestro país y navegar de forma segura.

Ver una serie en streaming, trabajar desde casa, acceder a la cuenta bancaria para revisarla… Hay un gran número de actividades que realizamos casi a diario que pueden ser mejores y más seguras si se utiliza una VPN, pero para ello hay que saber qué es.

Según VPN qué es, una Red Virtual Segura, más conocida como VPN por sus siglas en inglés (Virtual Private Network), permite conectarse a través de una red local (LAN) en Internet de forma segura y encriptada. Es decir, el ordenador envía y recibe información sobre redes públicas o compartidas por varias personas usuarias como si en realidad fuese una red privada.

Esto es beneficioso tanto para casos individuales como para empresas, ya que los datos que circulan entre el ordenador y la red están protegidos y resulta más difícil acceder a ellos, tal y como ocurre normalmente en una red LAN (red de área local).

De este modo una empresa podría conectar varias sucursales, miembros del personal o freelance que se encuentren en lugares diferentes, pudiendo así trabajar de forma conjunta a distancia sin poner en peligro los datos que manejan. Esto es especialmente necesario en compañías que posean información confidencial o valiosa y no quieran correr riesgos utilizando una red pública. Además, facilita la conciliación al hacer del teletrabajo una opción igual de segura que la tradicional. Normalmente, para acceder a través de VPN se precisa una contraseña y un número IP que hace que la comunicación desde el punto de acceso WiFi no sea visible.

Usar una VPN también permite acceder al ordenador doméstico sin estar en casa, por ejemplo si se está de viaje o si hay una urgencia. Esto es posible porque este sistema permite 'engañar' sobre nuestra geolocalización, por decirlo de alguna manera. Al conectarse a una Red Virtual Privada, es posible acceder a contenidos de webs de otros países que estén bloqueados en el nuestro. Por ejemplo en el caso de Netflix, que tiene contenidos distintos dependiendo del país, se podría acceder a documentales o series para Estados Unidos desde cualquier otro punto. Al margen del ocio, esto permite esquivar la censura en países como China, donde sus habitantes tienen prohibido acceder a redes sociales extranjeras como Facebook o Tweeter. Las VPN permiten sortear este tipo de prohibiciones basadas en el lugar desde el que se accede a una web.

Otro aspecto positivo de las VPN es que permiten proteger tus datos personales, como las relacionadas con la cuenta bancaria, o el historial de las páginas que se visitan en Internet. Aunque es imposible cifrar y proteger de manera que esa información esté completamente protegida, este método hace más difícil que otros accedan a ella. Por otra parte, a pesar de los riesgos que supone, muchas personas descargan torrents. Esto expone al equipo a hackers y trolls si no se protege la identidad a través de una VPN.

Las VPN también hacen más seguro conectarse a redes WiFi públicas como las que existen en las calles de algunas ciudades. Alguien con los conocimientos adecuados podría conseguir información privada del dispositivo que se conecta a ese tipo de redes, a no ser que nos hayamos conectado desde una VPN. De todas formas es aconsejable directamente evitar ese tipo de redes no seguras.

Tipos de VPN

Dependiendo del uso que se le vaya a dar, será recomendable usar un tipo u otro de VPN. Además de las funcionalidades, también varían los precios de cada servicio. Las hay que sirven para casi cualquiera de las ventajas que se han expuesto, y cuyo precio es más elevado, y otras que se centran más en un tipo de servicio, pero no garantizan otros. Por eso a la hora de elegir habrá que tener en cuenta para qué se necesita.

Entre las de pago, algunas de las más conocidas y utilizadas son:

  1. ExpressVPN, que ofrece una buena velocidad de descarga y sirve para torrents y plataformas como Netflix.
  2. CyberGhost también cuenta con esos servicios y tiene más de 3.000 servidores en unos 60 países.
  3. Una opción funcional y fácil de usar puede ser NordVPN, que además no mantiene un registro de la actividad de quién la usa.
  4. Surfshark ofrece conexiones ilimitadas de dispositivos, por lo que se pueden conectar todos los ordenadores y móviles que se quieran a través de una misma cuenta.

Cada vez más personas y empresas utilizan las VPN, por lo que la mayoría deben pagarse, aunque algunas ofrecen periodos de prueba gratuitos. De todas formas, todavía es posible encontrar por la Red algunas VPN totalmente gratuitas, como Widscribe, Opera, Hide.me o TunnelBear, una de las más conocidas pero que no está disponible en España.