Agustín 'El Casta', Madó Pereta, Vivian Caoba, Lorenzo Santamaría y otras figuras del mundo del espectáculo mallorquín se congregaron este miércoles en una abarrotada Sala Mozart del Auditòrium de Palma para rendir homenaje durante dos horas y media a Jimmy Showman, pionero del transformismo y el cabaré en la Mallorca y la España posfranquistas

Tras la proyección de vídeos en los que artistas como la Terremoto de Alcorcón, Tomeu Penya o Alaska, que no pudieron estar presentes en el acto, dedicaban unas palabras al homenajeado, arrancó el espectáculo, presentado por Víctor Guerrero, quien hizo reír al respetable con su advertencia de que «la mayoría de artistas de esta noche nacimos a mediados del siglo pasado, así que han venido ustedes al Museo de Historia de Palma» y protagonizó la primera actuación musical de la noche, flanqueado por dos de las bailarinas que inauguraron el espectáculo de Tito's en la temporada 1973-1974. A continuación, Jimmy salió a saludar y cantar una canción dedicada a Palma, despidiéndose momentáneamente del público con el deseo de «que seáis rabiosamente felices».

Ph12102277-05.jpg

Carlos Durán dio una lección de historia explicando los orígenes del transformismo en España y Mallorca, con «funciones que empezaban a las tres de las madrugada sin publicidad ni visibilidad, y se llenaban», y reveló el ofrecimiento de Jimmy de donar los 1.000 vestidos que ha acumulado a lo largo de su carrera al Ayuntamiento de Palma para exhibirlos en un museo, «aunque la única a la que le irán bien será a Francinaina, la Geganta de Cort».

Ofrecieron actuaciones musicales, entre otros, Tormenta Balear, La Prohibida, Ismael Picara, Layla, Juan Reina o Madò Pereta. Agustín 'El Casta' reivindicó su transformismo luciendo una falda escocesa, y Nadal Garibaldi desfiló luciendo algunos de los maravillosos vestidos de Jimmy. Hubo electropop, copla, easy listening, divas, monólogos, purpurina, lentejuelas, taconazos, peinetas, vestidos imposibles, toneladas de maquillaje, reivindicación, nostalgia y mucho humor en una noche que bien podría resumir se con una sentencia que Guerrero pronunció en algún momento de la velada: «cuando se es joven, se es joven toda la vida»

Tras debutar en 1975 en la desaparecida Sala Tiffanys, Jimmy Showman actuó en todas las salas míticas de la Mallorca de la Transición, como Titto's, Jack el Negro, Xanadú, el Casino de Mallorca, el Teatro Rialto o Tago Mago, y dio el salto a la escena nacional, para girar por toda España junto a artistas de la talla de Sara Montiel, con la que además trabó una gran amistad, además de Carmen Sevilla o Javier Gurruchaga.

«Inspiró a toda una generación de artistas y transformistas del panorama balear y español, ya que él fue uno de los primeros en empezar con esta maravillosa labor de showman en aquellos años difíciles y oscuros de nuestra historia. Él pertenece a toda una generación de artistas y transformistas que han marcado una época en la que era muy difícil actuar y expresarse libremente», señalan desde la organización del Auditorium Pink Festival Mallorca, certamen en el que se enmarca el homenaje.

Ph12102277-33.jpg
Un público entregado en el Auditòrium.

«Creíamos que ya era hora de que desde las instituciones públicas y en un lugar mítico como es el Auditòrium, donde él ha actuado y ha obtenido éxitos memorables, la ciudad de Palma le hiciera un homenaje como se merece, con los artistas que le acompañaron aquella época dorada y con artistas de las nuevas generaciones que también quieren agradecerle todo el camino que les ha abierto», añaden.