En el encuentro, los aficionados vieron modelos de todas las generaciones. | Laura Becerra

En el año 1989 el fabricante de automóviles japonés Mazda lanzó la primera generación de su Mx5, un deportivo minimalista inspirado en los clásicos británicos. Tres décadas más tarde, y con el lanzamiento de la cuarta generación, en 2016, se superó el millón de unidades vendidas. El Club ‘Miata’ Mallorca convocó este domingo a más de medio centenar de propietarios de este clásico en su II Vuelta a Mallorca.

«El Mx5 es el descapotable biplaza más vendido de la historia. Se trata de un vehículo económico, fácil de trastear con conocimientos básicos de mecánica y con un mantenimiento sencillo. Se ha creado un mercado de piezas y recambios de segunda mano internacional», afirma Xisco Mateu, uno de los organizadores de la vuelta y fundador del grupo, creado en 2016, en el que solucionan posibles problemas con el vehículo y organizar sus salidas.

La II Vuelta a Mallorca en Mx5 convocó a más de medio centenar de propietarios del clásico.

A primera hora, los aficionados se concentraron frente a el restaurante El Varadero, donde conversaron y mostraron sus Mx5, de todas las generaciones: desde el sencillo modelo del 89, que se comercializó en Estados Unidos por unos 14.000 dólares, hasta el de 2014, el más pequeño de todos. Poco después emprendieron un itinerario de más de 350 kilómetros que los llevó por toda la Isla. A las 10 horas partieron desde el Moll Vell de Palma en dirección a Santany. En Porto Cristo realizaron una parada en el restaurante Sa Gruta Nova, donde disfrutaron de un delicioso menú. Pasaron por Alcúdia, Can Picafort y Pollença y cruzaron la Serra hasta Andratx.