Los famosos se esconden. Prefieren evitar lugares concurridos de gente 'normal'. En parte es comprensible. De esta manera evitan ser observados constantemente, analizados, interrumpidos una y otra vez para posar en una foto con alguien que los ha reconocido. Viven en una burbuja donde las relaciones suelen estar limitadas a personas de su igual categoría. Restaurantes exclusivos, hoteles exclusivos, yates exclusivos. Pero bueno, como siempre, hay excepciones.

El luchador Conor McGregor es una de estas excepciones. No le gusta pasar desapercibido y en su visita a Mallorca ha vuelto a dejar claro que le da bastante igual, es más, le encanta, ser el centro de atención. El domingo por la tarde y este pasado lunes, McGregor fue a la playa de Port Adriano acompañado de su familia y su nutrido equipo de seguridad. En su primera visita a la playa acaparó la atención de todos los vecinos y bañistas.

Hasta cinco empleados vestidos como ‘guerrilleros’, desplegaron hamacas y sombrillas frente a la orilla para acomodar a Conor McGregor y los suyos. Las exclamaciones fueron generales cuando el luchador se quitó la camiseta y lució musculatura y tatuajes. De inmediato se zambulló en el agua seguido por uno de sus hijos con quien estuvo jugando en la orilla, mientras su bella esposa les hacía fotos, y no era la única, pues desde las toallas, bajo las sombrillas, desde las rocas y cualquier punto de la playa McGregor era fotografiado por una multitud. Imágenes que llenaron las redes sociales de muchos vecinos y grupos de amigos.

@marwan_jey Se puso a hacer flexiones con una mano 🤷🏾‍♂️. #ufc #mcgregor #mcgregor🍀🇮🇪 #mma ♬ Agua - Tainy & J Balvin

@marwan_jey Respuesta a @tradeitosfifa para todos los que solo lo conozcan por los tatuajes #mcgregor🍀🇮🇪 #ufc #mallorca ♬ Ufc - LUSSO

@aadriligero_ Dia normal de playa en #mallorca #fypシ #parati #mccregor👑 #mccregor #parati #playa #love #ver #summer #tiktok #trending ♬ son original - qlf

A las 21 horas de este lunes, ya con pocos bañistas en la arena, las cinco hamacas que el equipo de McGregor había instalado en la playa por la mañana seguían allí. «Por poco tiempo –comentó un vecino–. Pues se las lleva el mar o alguien, como recuerdo de las vacaciones del luchador en Mallorca». A última hora, los coches, el chófer y el equipo de seguridad se preparaban para que McGregor y su esposa, además de dos amigas, salieran a disfrutar de la noche en una conocida discoteca.