Flores de manzanilla. | Pixabay

¿Quién no quiere tener la casa llena de flores? Lucir un balcón o un rincón con florecillas alegra la vista y aporta calidez al espacio. Sin embargo, muchos se echan para atrás al suponer que el proceso a seguir es difícil o supone mucha dedicación. Nada más lejos de la realidad. Tener macetas con abundantes flores es muy sencillo y apenas requiere de dinero ni esfuerzos. Simplemente sembrando elementos que tenemos al alcance de la mano en casa podemos hacer crecer abundantes florecillas.

Uno de los trucos más fáciles y baratos es plantar la bolsita de las infusiones de manzanilla. Con ello, conseguiremos una bonita maceta bien poblada de margaritas. Esto ocurre porque cuando se recolectan las flores de manzanilla para secarlas e introducirlas en las bolsitas de papel que compramos en el súper, se hace a través de un método automático de recolección en el que se suelen colar también multitud de semillas de estas plantas. En solo una bolsita se pueden llegar a encontrar medio centenar de estas semillas. Todo lo que se necesita es abrir la bolsita y frotar las flores secas entre las manos, hasta esparcirlas sobre una maceta llena de tierra. Tras ello, riégalas con un poco de agua y ponlas al sol. Solo quedará esperar. En entre dos y tres meses tendrás una maceta llena de preciosas flores blancas.

La manzanilla no es la única infusión que nos brinda semillas. También podemos repetir el procedimiento con las tisanas de malvavisco o las infusiones de caléndula. En el armario de la cocina, donde guardamos las especias, también encontramos otra gran fuente de semillas gratis. El cilantro, el comino o el eneldo. Si las plantamos, del mismo modo que la infusión de manzanilla, obtendremos flores amarillas en forma de paraguas del eneldo y rosadas del comino negro.