El centrocampista bermellón y su bella esposa disfrutan de unas tranquilas fiestas navideñas, junto a sus tres hijos, y manteniendo las buenas tradiciones que les inculcaron de pequeños. | Julián Aguirre

Vistiendo sus mejores galas y disfrutando de un gran momento, tanto personal como profesional, el centrocampista del RCD Mallorca Dani Rodríguez y su esposa, la modelo Cristina Palavra, disfrutan de unas tranquilas fiestas navideñas en familia. «En otras ocasiones hemos viajado a la Península para estar con nuestros padres, pero este año, debido a la pandemia, nos quedaremos en casa, con nuestros tres pequeños», comenta Dani Rodríguez. Con motivo de este reportaje navideño, la pareja ha posado con dos looks diferentes, cedidos por el departamento de atención personalizada de El Corte Inglés de Avenidas y el equipo de personal shopper. Prendas de estilo casual para Nochebuena y Navidad, y traje esmoquin para Dani, y un elegante vestido largo de tirantes y espalda descubierta para Cristina, en Nochevieja.

Serán unas Navidades muy en familia, como las que pasaban los dos cuando eran niños. «Hasta los 11 años las pasé en Alemania, –recuerda Cristina–. Nos reuníamos todos en casa de mis abuelos y allí bailábamos y lo pasábamos muy bien». Dani destaca que «mis recuerdos son también muy felices. En Nochebuena nos juntábamos en casa de mis abuelos y la noche de Reyes me metía en la cama de mi hermana y nos dormíamos nerviosos esperando la llegada de los Reyes».

Noticias relacionadas

Durante estos días, la familia ha decorado su hogar con un acogedor ambiente navideño, dirigiendo el estilismo el propio futbolista, natural de Betanzos. «Soy un poco maniático y organizado, y llevo un poco la voz cantante, pero participan los niños decorando el árbol y todo». Respecto al menú, tanto para mañana como para Nochevieja, «elegimos marisco y un poco de pasta. Me gusta organizarlo con tiempo y aunque cocinamos los dos estos días, Cristina hace de pinche», sonríe Dani.

JA20122021001 (14).jpg

El futbolista, que está realizando una magnífica temporada    con el equipo que dirige Luis García Plaza, confiesa que es tradicional y tiene algunas manías. «Me gusta mantener las buenas tradiciones y las cosas que me traen suerte. Te confesaré que desde hace años el 31 de diciembre me doy un baño en la playa. El primer año que vinimos a Mallorca lo hice en el puerto de Sóller y así lo haré el próximo día 31, en Sóller, con Cristina. Por la noche nos pondremos ropa interior roja y tomaremos las uvas con una copa de champán, y lanzaremos fuegos artificiales tras las doce campanadas». Ante la importante cita del Mallorca, el día 2, en Son Moix, frente al FC Barcelona, Dani Rodríguez lo tiene claro. «El único capricho que me permito estos días es tomarme en Nochevieja una botella de buen vino, pero este año me la tomaré en Nochebuena ya que el día dos de enero jugamos. No soy ni de turrón ni de chocolate. Llevo dieta bastante estricta».