El piloto Wolfgang Linder manejará uno de los dos Loryc Electric apuntados a la competición. | Pere Bergas

3

La primera edición del 550 Challenge, un rally con 14 tramos de carretera cerrada y 550 kilómetros de competición, arrancó este jueves en Port Adriano y reunió a pilotos nacionales e internacionales de primer nivel, como Nadal Galiana, Kris Rosenberger o Seb Pérez.

«Esta competición está diseñada para ser la prueba de referencia de otoño en el Mediterráneo y servir como test a los equipos antes del Campeonato Mundial de Rally. Los tramos de la Isla son muy atractivos, con carreteras recién asfaltadas en enclaves muy distintos», aseguró el director del rally, Toni Dezcallar.

Durante la mañana de este jueves, los equipos pasaron las verificaciones y controles de sus vehículos, joyas del motor entre las que se encuentran el Ford Fiesta Rally 2 WRC de 2021, el Lancia Delta HF Integrale o el Toyota Corolla WRC de 1997.

El inglés Eric Wolger, en un clásico MGA Roadster.

La prueba cuenta con tres categorías: Competición, con coches y modernos y clásicos; Regularidad, en la que también entran los eléctricos de Loryc Electric, la marca mallorquina de los años 20 rescatada por Charly Bosch; y Show Cars, con automóviles de serie.

La campeona italiana de Drift, Arianna Corallo.

Además, la prueba cuenta con un duelo de campeones de Drift entre el campeón de Bulgaria, Dunev, y la campeona italiana, Arianna Corallo.