A Alicia le cupo el honor de abrir el desfile de José Ventura. | @Weston.portraits

0

La mallorquina Alicia Comas, modelo, actriz y vegetariana, como sabéis vive en México DF, donde ha ido llamada por Televisa, porque ha visto en ella madera de actriz –de hecho, lo es, pues ha estudiado Arte Dramático–, y quiere darle la oportunidad de trabajar en obras de teatro y culebrones que produce, cosa que hará a nada que coja el deje mexicano, para lo cual está haciendo un cursillo.

«Estoy muy feliz con Televisa, donde aún sigo con las clases de acento neutro mexicano –esto nos lo dice días después de haber participado en la New York Fashion Week, instalada de nuevo en su apartamento de la capital azteca–. Es más, puedo añadir que ahora está planeando un nuevo proyecto, que tiene que ver conmigo, y del que podré hablar muy pronto».

En lo que respecta a la experiencia vivida en New York recientemente, que califica de «maravillosa», subraya que «ha sido otro de mis sueños cumplidos», a la vez que muestra su agradecimiento «hacia aquellas personas que han confiado en mí», pasando a continuación a comentarnos las diversas sensaciones percibidas, «que no han sido pocas, pues he desfilado    para famosos diseñadores, como Agatha Ruiz de la Prada, José Ventura, Yas González… Y además, que no es poco también, abrí el desfile de José Ventura, lo cual es un honor… Porque para el/la modelo es un honor abrir los desfiles… Por eso, ¿qué puedo pedir más en esta experiencia…?».

Nadie rechazará esta propuesta

Alicia está en el mundo de la moda desde hace 19 años, «de lo cual estoy muy contenta, ya que forma parte de mi vida. Igual que ser actriz, otra de mis grandes pasiones, donde espero hacer cosas bonitas».

En cuanto a cómo la eligieron para desfilar en la Fashion Week neoyorquina, nos dice que fue muy simple. «Contactaron conmigo y me lo ofrecieron. Evidentemente,    no podía rechazar esta propuesta. Entre otras cosas porque la New York Fashion Week es una de las más reconocidas que hay en el mundo, que ningún modelo o diseñador rechazaría jamás, ya que es un paso muy importante en la carrera de cada uno. Yo, naturalmente, acepté enseguida».

La mallorquina llegó a New York con dos días de antelación, «más que por ser previsora, que no, pues en un evento de estas características todo está previsto, sino para hacer las pruebas de vestuario por si se precisaba hacer algún retoque, y también para visitar algunos lugares y rincones de la Gran Manzana, una ciudad que no duerme nunca y que, además,    es preciosa la mires por donde la mires,    donde ya estuve con anterioridad, haciendo turismo. ¿Que si alguna vez pensé volver para desfilar…? Quien más quien menos que esté en esto, suele pensarlo. ¿Y por qué no? New York, como he dicho, es uno de los mejores escenarios para la moda que hay en el mundo, en el que cualquier modelo quiere desfilar, por lo que nunca dirá que no si tiene oportunidad de hacerlo, y mucho más si aun tiene mucho camino por recorrer».

Tengo Mallorca muy presente

Respecto al escenario donde se celebró, nos aclara que «los desfiles en la New York Fashion Week se suelen celebrar en diferentes lugares, que suelen decidir los    diseñadores. A mi me tocó desfilar en LAVANS541».

Regresando a México, ciudad en la que vive desde hace tres meses, y volviendo a su trabajo en Televisa, donde, según nos ha dicho, está realizando un curso de acento neutro, no logramos que nos hable de    ese nuevo proyecto que planea sobre ella,    «pero prometo que cuando pueda seréis los primeros en saberlo. Me encanta saber que a través de vosotros sepan de mí en Mallorca, a la que, pese a la lejanía, tengo muy presente».

Otra de las cosas que nos ha llamado la atención de ella es su capacidad y predisposición para el trabajo.

«La verdad es que siempre me gusta estar en movimiento, haciendo algo, lo cual me obliga a saber compaginar mis trabajos de actriz con los de modelo, cosa que de momento me está saliendo muy bien, pues no digo no a nada que tenga que ver con ellos. También me gusta salir a dar una vuelta y ver lo que hay por ahí, y asistir a los eventos a los que me invitan. Y también hago deporte. En realidad disfruto con lo que hago, poniéndole a todo mucha pasión».

En cuanto a si la volveremos a ver pronto en la Isla, nos dice que «eso va a depender mucho de mi trabajo. Pero como he dicho antes, pienso mucho en Mallorca y en la gente que allí tengo». Y lo entendemos, ya que ella está donde está, no por placer ni de vacaciones, sino    para hacerse un sitio en el mundo de la moda y de la interpretación. Y el que algo quiere, algo le cuesta. Así que mucha suerte. Mallorca puede esperar.