Cati Mayol es actriz, 'streaper' y pionera, además de profesora, de 'pol dance'. | Cati Mayol

Lo penúltimo en redes sociales, es el Onlyfans. O si no, pude que lo más atrevido, sobre todo por lo sexual, y a veces erótico, de sus contenidos, que pueden ser fotografías o vídeos. O las dos cosas. Para Onlyfan se precisa de la persona, o personas, que aportan los contenidos, y la que los quiere ver, para lo cual, salvo en muy pocas excepciones, ha de pagar por ello.

Cati

En Mallorca, por lo que cuentan, hay mucha gente, hombres y mujeres, que forman parte del grupo que aportan contenidos en forma de imágenes –las suyas, por supuesto eróticas–, que no aceptan ni Facebook ni Instagram, por poner dos ejemplos.

Contactamos con dos de los del primer grupo para que participaran en este reportaje, pero al decirles que debían dar sus nombres y mostrar sus imágenes, declinaron la oferta. Así que recurrimos, en primer lugar, a Cati Mayol, pionera en el striptease, naturista, y profesora de pol dance, además de mujer exuberante, pero sin ningún complejo, y muy liberal, quien, como suponíamos, es una de las que aporta contenidos, poco más o menos desde cuando comenzó la pandemia, pues pensó que esta red le podría proporcionar unos ingresos que la COVID le había quitado. A ella y a otros, pues entre confinamientos y empresas que cerraban, o que mandaban a su gente a los ERTE, desde el 14 de marzo a hoy, el mundo laboral ha sido desastroso en todos los aspectos.

Cati nos explicó cómo funciona Onlyfans, tanto para el que quiere ver, por lo que tiene que pagar, como para quien quiere aportar contenidos (fotos y/o vídeos), por los que cobra.

Un dinerito extra

«En el primer caso, entras en la página de Onlyfan.com y te creas tu perfil, como, por ejemplo, haces en Facebook o Instagram. Para ello, tendrás que rellenar una ficha poniendo tu DNI, pasaporte o carné de conducir, al que añadirás una foto tuya mostrando uno de esos documentos, más que nada para evitar que se cuelen perfiles falsos o de menores. En realidad, el trámite para darte de alta no es complicado, basta con seguir las indicaciones. ¡Ah!, y por ello no te cobran nada, solo pagas cuando quieres ver, ya sean imágenes, ya sean vídeos. Y pagas de acuerdo a lo que se indica en la página que has elegido. Por ejemplo, para verme a mí, el que entra en mi página paga 9 euros. ¿Que cómo los cobro? Cuando pido entrar en Onlyfans para aportar contenidos, junto a mis datos, me piden un número de cuenta en el que harán los ingresos de acuerdo a las visitas que tenga. No me quejo de lo que gano por el tiempo que estoy, que es mucho menos del que dedican otros. Vamos, que lo hago porque me gusta y por el dinerito extra que me saco, que en estos tiempos nunca está de más. Pero los/las hay que se pasan muchas horas, por lo que al mes se llevan bastante dinero».

En cuanto a los contenidos que ella ofrece son, por norma general, fotos suyas que Instagram o el Facebook no le permite publicar, ya sea por lo insinuantes que son, ya sea porque son un desnudo integral, ya sea por lo provocativas que puedan ser. «También cuelgo vídeos, por ejemplo, de striptease míos, de los que a lo largo de mi vida habré hecho muchos sin que nadie se haya escandalizado. ¿Que si el que visita mi página puede hablar conmigo…? Sí, por privado. Pero no soy muy dada a hacerlo, eh. Ni tampoco a hacer según que cosas me pidan. Tal vez un striptease en directo si la persona me cae bien, o si la conozco... Pero no más allá».

No acepta citas de nadie

En cuanto a la posibilidad de quedar con ella a través de Onlyfans, Cati es rotunda: «Por supuesto, tampoco quedo con nadie para vernos fuera de Onlyfans. Otras, u otros, supongo que irán más lejos…».

Cati cuenta que «a veces sucede que la persona que visita mi página pide exclusividad, es decir, que lo que él vea no lo vea nadie más, proponiéndome, por ejemplo, un desnudo completo. Si me parece bien, fijamos un precio, y si lo acepta, se lo hago. Y quien dice eso, dice también una foto algo especial que no figura en el catálogo. En estos casos, yo pongo los límites».

Reconoce que alguna vez se ha colado algún menor, «al que inmediatamente he rechazado, denunciando su perfil a fin de que no vuelva a entrar en Onlyfan».

Valeria

Valeria

Por su parte, Valeria Valentina, de 20 años, nacida en Venezuela, pero que se siente mallorquina, y que trabaja eventualmente en seguridad a la espera de un trabajo fijo, también sube fotos y vídeos a Onlyfans, «aunque ahora con no tanta dedicación como antes, en que llegué a ganar algo más de 4.000 euros al mes». Confiesa que sus fotos y vídeos «son solo eróticos», y que se pueden ver por 10 euros, aunque también, fijando una cantidad, puede dejar ver a quien se lo solicite fotos especiales, «mostrando, ¡qué se yo!, pechos o sexo...

También a Valentina, mujer guapa, con dos corazones en su glúteo derecho, «algunos, desde luego más de los que imaginaba, me piden fotos de mis pies», mientras que alguna, porque también la visitan mujeres, «me dicen que soy muy atractiva», sin ir a más. Y también los hay que le proponen «cochinadas», pero son los menos, «y nunca acepto», o contactan con ella hombres, a través de móviles con el número oculto, «lo que significa que hay mucha gente tímida que visita esta red».